Para conseguir unos glúteos firmes, tonificados redondeados debemos combinar una dieta equilibrada con ejercicios localizados, sin olvidarnos de los estiramientos ni del descanso entre sesiones para descansar el músculo.
Hoy en día no están de moda los cuerpos demasiado delgados. Se prefieren los cuerpos femeninos esbeltos, fuertes y moldeados, con curvas femeninas y que se vean saludables. Por ello, muchas mujeres buscan aumentar los glúteos, ya que es una de las partes del cuerpo más visibles.

Tómate medidas y proponte un objetivo
El primer paso para lograr cualquier objetivo siempre es la motivación. Cuando nos proponemos mejorar una parte de nuestro cuerpo, al ir viendo resultados vamos teniendo nuestra recompensa, lo cual nos ayuda a seguir.
En este caso, deberemos medirnos los glúteos antes de empezar, a nivel de la cadera. También podemos hacernos fotografías desde diferentes ángulos.
Haremos un documento en el cual escribiremos nuestra medidas actuales y las que queremos lograren, por ejemplo, 6 meses. De este modo podremos ir viendo la evolución de nuestro trabajo.

¿Cuál es tu constitución?
Hay personas que tienen una genética privilegiada y una tendencia natural a tener una forma bonita de glúteos. Cuando se pongan a trabajarlos, es posible que noten una gran mejoría en poco tiempo.

No obstante, quienes no tengan tanta suerte, también pueden lograr unos glúteos redondeados y firmes pero con más esfuerzo.

Si seguimos todos los consejos que proponemos, es posible que descubramos que no todo depende de la genética. También entran en juego tensiones y contracturas musculares, de cuestiones hormonales, de la alimentación, etc.

Ejercicios para aumentar los glúteos
Existen muchos tipos de ejercicios que podemos hacer para aumentar los glúteos. No obstante, para hacerlos de manera inteligente deberemos tener en cuenta los siguientes consejos:

La mayoría de ejercicios de glúteos nos ayudan a tonificar. Pero para ganar volumen deberemos hacerlos con peso.
El peso siempre se añade de forma gradual para no lesionarnos.
Mientras hagamos los ejercicios evitaremos forzar demasiado otras partes del cuerpo, como las rodillas o las lumbares.
El músculo necesita descansar para crecer, por lo que con tres sesiones semanales será suficiente.
Deberemos hacer diferentes ejercicios para trabajar los distintos músculos que conforman los glúteos, así como el femoral.
Es fundamental beber agua durante el ejercicio.
Es imprescindible respirar bien en cada ejercicio, tomando aire en los momentos de relajación y sacándolo durante el esfuerzo.
Alimentos ricos en proteína
Si queremos ganar músculo debemos asegurarnos una buena cantidad de proteína cada día. No obstante, no debemos exagerar en el consumo de carne.

Podemos optar por pescado o huevo, así como por proteínas de origen vegetal. Hoy en día se venden muchos tipos de proteína vegana en polvo, elaboradas con guisante, cáñamo, semillas, avena, arroz, etc.

Por admin

Deja un comentario