Autoridades federales, de la CDMX y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) reconocieron las fallas y omisiones en la investigación por el feminicidio de María de Jesús Jaimes Zamudio, Marichuy, joven de 19 años de edad asesinada el 16 de enero de 2016; y aunque debían ofrecer una disculpa pública, estas palabras no fueron nombradas para la familia.

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, este 25 de noviembre se llevó a cabo un evento para la familia de Marichuy en el Museo de Memoria y Tolerancia; debido a la pandemia de coronavirus, únicamente se permitió la entrada a 20 personas.

Alrededor de las 14:00 horas, Yesenia Zamudio, madre de María de Jesús, llegó acompañada de otros familiares para escuchar la disculpa pública por parte de autoridades, quienes reconocieron el feminicidio de la joven estudiante y aseguraron su apoyo para acceder a la justicia.

Casi 5 años impune el feminicidio de Marichuy

El próximo 16 de enero de 2021 se cumplen 5 años del feminicidio de Marichuy.  A juicio de Yesenia Zamudio, mamá de Marichuy, el evento tuvo más un carácter “cultural” y dijo que era un momento esperado y por el que tuvo que luchar.

Aunque las autoridades nunca pronunciaron la palabra “disculpa” o “perdón”, Yesenia expresó que reconocer el feminicidio de su hija es un avance en la lucha por justicia para que sean sancionados los responsables.

“Recuerden. La que quiera romper que rompa; la que quiera quemar qué queme; y la que no, ¡qué no nos estorbe! Porque antes de Mary fueron muchas, un chingo, y ya no vamos a guardar silencio. En mi dolor he encontrado fuerzas para luchar por todas, por las que sobrevivieron, por las que ya no están y por las que seguimos medio vivas. Vamos a seguir luchando por ni una Marichuy menos”.Yesenia Zamudio
La madre de María de Jesús lloró en varias ocasiones mientras leía su discurso; “he llorado, he aullado, he delirado, he quemado, he destrozado, he enloquecido… he muerto y vuelto a nacer cientos de veces desde que me mataron a Marichuy. Y en esta lucha la que me permite seguir luchando por ella, pero sin ella”.

 

Exigió justicia por frustrar los sueños de su hija y también hizo un llamado por hacer cambios en la sociedad para que no sucedan más feminicidios; dijo que aún cree en la justicia.

IPN asegura “mejoras” tras feminicidio de Marichuy

Por su parte, el IPN a través de la directora de la Unidad Politécnica de Gestión con Perspectiva de Género, Araceli García Rico, y la Defensora de los Derechos Politécnicos, Yadira Zugarazo Ramírez, resaltaron el esfuerzo por atender la violencia de género y el trabajo que han realizado para adecuar su normatividad con perspectiva de género y de respeto a los derechos humanos.

Aunque no hubieron disculpas textuales, ambas aseguraron que hoy el Politécnico es mejor porque se atienden las denuncias, hay seguimiento y sobre todo porque refirieron que trabajan para que un feminicidio como el de Marichuy no se vuelva a repetir.

En su turno, la comisionada nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), Fabiola Alanís Sálamo, se comprometió a luchar para que el feminicidio no quede impune y que las mujeres puedan vivir sin violencia.

Durante el acto, se realizaron varias actuaciones culturales contra la violencia hacia las mujeres y también proyectaron un video con fotos de Marichuy.

Feminicidio de Marichuy

El 15 de enero de 2016, cuando María de Jesús Jaimes Zamudio era alumna de 4to semestre de la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura Unidad Ticomán del IPN, la joven salió con unos amigos a comer y divertirse. Debido a la lejanía de la escuela con su hogar en Iztapalapa, ella comenzó a rentar un departamento con otras dos estudiantes en dicha zona.

Por la noche de aquel día, ella ya quería regresar al departamento que compartía con otras estudiantes, pero su profesor de Introducción a la Perforación y algunos compañeros, lo impidieron. Tras la insistencia de Marichuy, esas personas la acompañaron al edificio en Ticomán.

Su madre relata que ya en el departamento, el profesor y al menos un estudiante comenzaron a agredir a María de Jesús; “ambos intentaban quitarle la ropa y luego de forcejear, la arrojaron con alevosía y ventaja por la ventada de un quinto piso”. Marichuy cayó de una altura de 12 metros, y debido a las heridas y falta de atención inmediata, murió el siguiente 24 de enero.

Hasta ahora, el profesor y alumnos, junto a sus dos compañeras de cuarto que serían responsables por omisión, no son investigados y los pocos avances en el caso han sucedido por la lucha y activismo de su madre Yesenia.

 

 

fuente: SDP noticias 

Deja un comentario