El Banco de México, en su más reciente Reporte trimestral, había informado que en el país se perderían entre 800 mil y 1.4 millones de empleos debido a la pandemia de COVID-19.

La cifra de número de empleos perdidos se aproximará al de la crisis de 1995, confirma además El Economista.

Un nuevo análisis de Banxico mostró que la caída en el número de empleos será más grande de lo que se estimaba.

Esto debido a que se analizaron ya más escenarios y no se había incorporado el efecto de la reactivación de la economía hasta finales del año, expuso Banxico.

Tomando en cuenta el impacto inicial de la caída del empleo en los sectores afectados negativamente en marzo y abril, el efecto directo, indirecto e inducido ascendería a un millón 739 mil puestos, estimó Banxico.

Así, el Banco Central explicó que las medidas de contención derivadas del COVID-19, provocarán la pérdida de 725 mil empleos formales en el año.

Los efectos indirectos de esta pandemia, que se reflejaran en el debilitamiento de sectores económicos que llevan a cabo transacciones de compra y venta con los sectores que de inicio recibieron los efectos negativos, dejarán la pérdida de 204 mil plazas laborales.

En tanto, los efectos inducidos, es decir los cambios en el consumo por menores ingresos debido a los efectos de la pandemia, podrían dejar una pérdida de 811 mil plazas laborales.

Pese a que los efectos inducidos serán importantes en todas las regiones, se espera que en el sur del país tengan un mayor impacto pues en esta región, se estima que la pérdida de empleos por este tipo de efectos sea de entre 1.08 y 1.67 por ciento mientras que en el resto del país se esperan de entre 0.67 y 1.05.

En tanto, los efectos indirectos tendrán más afectaciones en el norte del país donde por cada empleo perdido por el choque inicial de la pandemia, se podrían eliminar 0.41 y 0.42 empleos mientras que en otras regios se estima que sea de 0.19 a 0.26.

Deja un comentario