Beber té habitualmente reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular.

0
16

Nuevos datos entregados por un equipo de investigadores chinos indican que los bebedores de té tienen un riesgo reducido de enfermedad cardiovascular aterosclerótica (ASCVD) y mortalidad.

El análisis incluyó a 100 mil 902 participantes del proyecto China-PAR2 sin antecedentes de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular o cáncer. Los participantes se clasificaron en dos grupos:

  • Bebedores de té habituales (tres o más veces por semana).
  • Y bebedores de té nunca o no habituales (menos de tres veces por semana).

A los dos grupos se les dio seguimiento durante una mediana de 7.3 años.

En un esfuerzo por evaluar el papel del consumo de té en la prevención de la enfermedad cardiovascular aterosclerótica, los investigadores examinaron sistemáticamente las asociaciones entre el consumo de té y la morbilidad y mortalidad por ASCVD de la serie de más de 100 mil adultos con predicción de riesgo de ASCVD en China (China-PAR).

El consumo habitual de té se asoció con años de vida más saludables y una mayor esperanza de vida.

Por ejemplo, los análisis estimaron que los bebedores de té habituales de 50 años desarrollarían enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular 1.41 años más tarde y vivirían 1.26 años más que aquellos que nunca o rara vez bebieron té.

La influencia potencial de los cambios en el comportamiento para beber té se analizó en un subconjunto de 14 mil 081 participantes con evaluaciones en dos puntos temporales.

Asimismo, la duración promedio entre las dos encuestas fue de 8.2 años, y la mediana de seguimiento después de la segunda encuesta fue de 5.3 años.

Los bebedores de té habituales que mantuvieron su hábito en ambas encuestas tenían un riesgo 39% menor de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, y 29% menor riesgo de muerte por todas las causas en comparación con la constante nunca o no bebedores de té habituales.

Por su parte, el autor principal, el Dr. Dongfeng Gu, de la Academia China de Ciencias Médicas, dijo:

“Los efectos protectores del té fueron más pronunciados entre el grupo habitual de consumo habitual de té. Los estudios de mecanismos han sugerido que los principales compuestos bioactivos en el té, a saber, los polifenoles, no se almacenan en el cuerpo a largo plazo.

Agregó: «Por lo tanto, la ingesta frecuente de té durante un período prolongado puede ser necesaria para el efecto cardioprotector”.

Fuente:MuyInteresante

Deja un comentario