Este miércoles por la noche, el presidente Andrés Manuel López Obrador respondió una carta a un grupo de intelectuales y periodistas que firmaron un desplegado.

Intelectuales mexicanos propusieron la creación de un bloque que permita la pluralidad. Captura de pantalla

A continuación puede leer íntegramente la respuesta del presidente López Obrador.

Bendito coraje Celebro que escritores y periodistas que han defendido desde siempre el modelo neoliberal o neoporfirista se agrupen, se definan y dejen de lado la simulación para buscar restaurar el antiguo régimen, caracterizado por la antidemocracia, la corrupción y la desigualdad.

La historia nos enseña que cuando se pone en práctica un proceso de transformación, siempre se produce una reacción conservadora.

De modo que es absolutamente legítimo que exista una oposición al Gobierno que represento y a las acciones que estamos consumando.

Quizá lo único que pueda reprocharse a tan famosos personajes es su falta de honestidad política e intelectual, manifestada en el mismo contenido de su proclama. Bastaría con preguntarles: ¿cómo contribuyeron a “los avances democráticos… para salir de un sistema autoritario y establecer la democracia” si casi todos ellos defendieron o guardaron silencio cómplice ante los fraudes electorales de la historia reciente del país?

Por otra parte, da pena ajena su argumento de que buscan construir una alianza con miras a las elecciones de 2021 para obtener la mayoría y “asegurar que la Cámara de Diputados recobre su papel como contrapeso constitucional al Poder Ejecutivo”. ¿Qué acaso no se han enterado que está por llegar extraditado de España, Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, quien al parecer presentará pruebas y explicará cómo se lograba el “contrapeso” que pretenden “recobrar” los abajofirmantes?

En fin, en 2021 el pueblo decidirá libremente sobre su destino. Y de verdad no creo que la mayoría apoye el regreso al país de la corrupción, de los potentados, de los intelectuales orgánicos, de los privilegios, de la hipocresía, de la marginación, del clasismo y del racismo.

No cabe duda que vivimos tiempos interesantes. Sea por interés o por puro coraje, los conservadores que fingían ser liberales por fin se están quitando la máscara.

 

 

fuente: López Dóriga Digital

Deja un comentario