La Comisión Nacional del Agua (Conagua) invitó al gobernador de Chihuahua a sumar esfuerzos para concluir en tiempo y forma con el cumplimiento del Tratado de Aguas de 1944, que originó la toma de la presa de La Boquilla, en Delicias.

Es tiempo de trabajar unidos en torno a un objetivo común: que México atienda sus compromisos binacionales y se asegure la continuidad de un acuerdo que es altamente benéfico para México”, aseguró la dependencia en un comunicado.

La Comisión aseguró que ha cumplido a cabalidad sus compromisos con los productores en Chihuahua para asegurar el éxito de la actual temporada agrícola.

Ello fue posible al garantizar la entrega del 100 por ciento del agua para riego que estableció el Comité Nacional de Grandes Presas. En El Granero y Las Vírgenes se cumplió ya al 100 por ciento con su entrega, en tanto que de La Boquilla resta por entregar únicamente un 9.5 por ciento”, señaló.

Sobre la preocupación manifestada por el gobernador Javier Corral sobre el “huachicoleo” de agua que se presenta en distintos puntos del estado, Conagua aseguró estar lista para que se reinicie la inspección de pozos y extracciones de agua, presuntamente ilegales, en la cuenca del río Conchos.

Señaló que se utilizará la información que el gobierno del estado entregó a Conagua, apenas en la segunda semana de agosto, sobre su diagnóstico del robo de agua.

El Gobierno de México reiteró que seguirá actuando con apego a criterios técnicos y legales, con el firme propósito de garantizar la continuidad de las actividades productivas en todas las cuencas —incluida la del Conchos, afluente del río Bravo—, la protección de las personas y su patrimonio, así como la seguridad de la infraestructura hidráulica.

El conflicto en la presa de Delicias inició el pasado martes 8 de septiembre, cuando centenares de campesinos se enfrentaron a elementos de la Guardia Nacional en la presa La Boquilla, acción en donde se logró la expulsión de dicho cuerpo de seguridad y la toma de las instalaciones.

Los campesinos presuntamente buscaban evitar que Conagua abriera las compuertas de la presa y entregara más agua por el Tratado Internacional de Aguas de 1944 a los Estados Unidos.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador atribuyó estos actos a intereses políticos-electorales.

Los productores locales mantienen el control de la presa La Boquilla y afirman que no se retirarán del sitio hasta que el Gobierno de México deje de extraer agua del sitio.

 

 

fuente: López Dóriga Digital

Deja un comentario