Al cierre de mayo ya se registraba un decremento del 3 por ciento; se estima que llegue a 8 por ciento en diciembre

Gonzalo Flores

Debido a la disminución de inversión de obra pública de parte del Gobierno federal, el pronóstico para el cierre de año es negativo para el sector de la construcción y se prevé que caiga en recesión en el segundo semestre del año, resaltó el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en el estado, Álvaro Ugalde Ríos.

Reconoció que de enero al cierre de mayo pasado, la generación de empleos en la industria de la construcción tanto en el estado como en el país se redujo en 3 por ciento, en comparación con el mismo periodo de 2018.

Los números que tenemos al mes de mayo es de menos 3 por ciento en lo que es el empleo de la construcción, no creo que en lo que termine este mes sea favorable», comentó.

Ugalde Ruiz reconoció que gobierno del estado ha ayudado a que la disminución no sea mayor gracias a las obras que se han realizado, pero también aceptó que actualmente las empresas constructoras trabajan a 60 o 50 por ciento de su capacidad.

La planta laboral ha bajado 20 o 30 por ciento, han sido reducidas sobre todo de empresas con maquinarias, pues al no haber obras para ejecutar, ¿qué hace el personal?», añadió.

En ese sentido, consideró que «se va a dar el significado de la recesión al término del segundo semestre, porque la tendencia es así, no ha repuntado y lo que nos afecta son las decisiones federales, pues no se han reactivado o no se ha invertido como en sexenios pasados en obra pública».

Otra de las cuestiones que han afectado, es que el gobierno federal asigna ocho de cada 10 obras de manera directa, sin permitir participar a las empresas locales, por lo que en las licitaciones que se realizan en el estado o los municipios, compiten más de 70 empresas por la adjudicación de la obra.

Deja un comentario