El pleno del Senado legalizó el consumo de la mariguana para uso recreativo, lúdico, industrial, científico y eliminó al cáñamo del listado de sustancias sicotrópicas.

La reforma permite el cultivo lícito de marihuana, el consumo adulto y abre la puerta a la liberación de aproximadamente 12 mil personas encarceladas por posesión menor.

Sin embargo, los grupos duros del consumo de cannabis la consideran insuficiente por que la ley aprobada habilita un mercado que permite a las empresas producir y comercializar cannabis, pero que penaliza y vigila a quien la va a consumir.

Bajo este esquema México sería el primer país en crear una regulación para el uso adulto de la cannabis y a la vez, continúa la prohibición. Se mantiene la criminalización de las personas usuarias permitiendo que éstas sean perseguidas penal y administrativamente, y enfrenten castigos con cárcel y multas de hasta diez mil pesos.

Entonces sí lo que se pretende con la legalización del cannabis para que tenga efectos para la pacificación, es necesario hablar de la producción obrera y campesina de las drogas.

Es decir, aún hacen falta más incentivos para el cannabis industrial específicamente el cáñamo y la producción del uso medicinal.

Aunque se debe destacar que se eliminó al cáñamo del listado de sustancias sicotrópicas, con lo cual permite el cultivo lícito de 115 mil hectáreas que hoy son clandestinas; además, facilita la liberación de al menos 12 mil 562 personas encarceladas por posesión menor de mariguana, a quienes se les quitará ese antecedente penal.

Como esta decisión legislativa pretende propiciar la paz nacional y contribuir a mejorar la seguridad pública, dispone que se dará preferencia a los campesinos que actualmente tienen tierras dedicadas a la siembra clandestina y que, de acuerdo con la Secretaría de la Defensa Nacional, implican 115 mil hectáreas.

El nuevo Instituto Mexicano para la Regulación y Control del Cannabis, que dependerá de la Secretaría de Salud, estará obligado a “implementar medidas afirmativas en el otorgamiento de licencias.

El Congreso tiene un año para la creación del reglamento del instituto. Se avanzó por supuesto y es perfectible, hay tiempo de mejorar.

Deja un comentario