Resulta que Filipinas es uno de los países que está apostando por crear cubrebocas ecológicos y biodegradables que no dañan al planeta como las mascarillas desechables que hemos visto.

Hechos a partir de fibra de las hojas de abacá conocida como Musa textilis, estos cubrebocas están ganando terrero en aquel país.

¿Y por qué el abacá? La fibra de hojas de abacá se usa para hacer bolsitas de té, papel y billetes, pero el departamento de Ciencia y Tecnología de Filipinas realizó un estudio que demostró que este material es más resistente que el de las de la máscara N-95 comerciales, así como también su porosidad es recomendada por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de los EE.UU.

Por esta razón, la empresa Salay Handmade Products Industries, Inc, creó las nuevas máscaras biodegradables de Dragon Vision Trading.

Aunque las mascarillas de abacá tienen un costo mayor al de las mascarillas quirúrgicas sintéticas, la gente las está adquiriendo debido a que son amigables con el medio ambiente y resistentes.

“Estamos recibiendo muchas consultas de nuevos clientes en el extranjero”, mencionó Kabasakalli, gerente general de Dragon Vision Trading.

Deja un comentario