Mujeres afromexicanas, indígenas, comunicadoras, lideresas comunitarias, activistas, colectivas y asociaciones de las 8 regiones del estado de Oaxaca se pronunciaron enérgicamente por la libertad de Roxana Ruiz Santiago, joven que asesinó al sujeto que abusó de ella.

Roxana, originaria de Pinotepa Nacional, emigró a la Ciudad de México para buscar mejores oportunidades de vida. En la capital fue atacada, violada y agredida. Por defender su vida y su dignidad está detenida en el Penal del Bordo de Xochiaca, Nezahualcoyotl, Estado de México, recordaron las colectivas.

“Las mujeres diversas de Oaxaca y de la Costa chica exigimos a las autoridades correspondientes que se reconozca que ROXANA fue víctima y que actúo en su legítima defensa ante el eminente peligro que corría su vida y probable feminicidio”, señalaron. “Así mismo exigimos que se reconstruya su caso, ya que no le brindaron la asesoría correspondiente en su momento y a la que tiene derecho como ciudadana mexicana”, añadieron.

Las colectivas pidieron que se reconozca que Ruiz Santiago actuó en legítima defensa.

Roxana Ruiz lleva tres meses presa en el penal del Bordo de Xochiaca, localizado en Nezahualcóyotl, Estado de México, por haberse defendido de una agresión sexual y en el acto haber asesinado a su atacante.

Ahora Roxana pide ayuda a través de una carta pública difundida por la colectiva “Asamblea Vecinal Nos queremos Vivas Neza”, cuyas integrantes han apoyado su caso desde el día que su madre, Ana Ruiz, les pidió ayuda cuando acudió al reclusorio para visitar a su hija. La próxima audiencia es el día lunes 2 de agosto a las 14:00 horas, donde se prevé que el juez defina su caso.

“Desde el día 8 de mayo soy conocida por los medios como la mujer que fue detenida en flagrancia con un cuerpo dentro de un costal. A los policías les dije que sí lo había asesinado, pero que él me había violado y yo sólo quise defenderme. Los policías me hablaron con groserías e inmediatamente me trasladaron a la Procuraduría correspondiente, insistí que fui violada, pero nunca me realizaron pruebas periciales en psicología, ni medicina, me presentaron golpeada, pero no tomaron fotografías, no tomaron en cuanta mi declaración para que yo pudiera defenderme”, dice Roxana en su carta.

Fue el día 8 de mayo cuando la vida de Roxana, quien también es madre de un niño de cuatro años, dio un giro de 180 grados. La joven llevaba siete años viviendo en el municipio de Nezahualcóyotl, a donde migró desde Oaxaca por la pobreza y en busca de empleo, el cual consiguió en un puesto de papas frente a una tienda de conveniencia.

Ese día al salir de su jornada laboral, una joven que trabajaba en la tienda de conveniencia le invitó una cerveza, ella la bebió y al retirarse para irse a su casa un sujeto, quien también laboraba en ese lugar, se ofreció a llevarla. A partir de ahí comenzaría todo su infierno.

“Sólo tomé una cerveza y le dije que me iba, en eso llegó un muchacho que trabaja en el lugar, sólo lo conocía de vista, no creí que fuera mala persona. Llegó cuando me estaba retirando, se ofreció a acompañarme a mi domicilio, que es muy cercano. Cuando llegamos se puso necio, me obligó a dejarlo entrar porque vivía lejos y dijo que si lo dejaba dormir en el cuarto, insistió tanto que me asusté y me dio miedo, por tonta accedí. Lo dejé entrar, le puse una colchoneta en el piso y le dije que ahí se podía quedar; me acosté y pasados unos minutos se subió a mi cama y me empezó a quitar la ropa, me golpeó, me violó, yo estaba en shock, sólo quise defenderme, pasé momentos horribles, sentí su aliento, sus manos, cuando me penetró y sólo quería que esto acabara. Le di un golpe en la nariz, empezó a sangrar y me dijo: ‘ahora sí te vas a morir’”, relata Roxana Ruiz.

El sujeto la golpeó fuertemente y cuando se distrajo, Roxana aprovechó para intentar defenderse con lo único que tenía a la mano, una playera.

“Me dio miedo, él me golpeaba, cuando se distrajo tomé una playera y se la puse en el cuello, lo asfixié, sentí miedo, terror, sólo no quería que no lastimara a alguien más; me sentí sola, denigrada, que no valía nada; sentí que todo era culpa mía por haber confiado en esas personas”, detalla Roxana. “Crecí en un pueblo donde todos se saludan y esa confianza me tiene recluida en el Penal del Bordo de Xochiaca y en donde el juez me sentenciará”.

Pero al defenderse Roxana asesinó a su agresor y luego fue detenida sin que se le diera la oportunidad de explicar que había sido violada.

“Después de haberlo asesinado no sabía qué hacer, estaba todavía en shock, lo metí en un costal y lo iba a dejar tirado en la calle. Me había ultrajado, acabó con mi dignidad, me sentía humillada, lastimada. Lo dejé en una esquina, pero un vecino me vio y en ese momento pasó una patrulla, los oficiales abrieron el costal y me hablaron con groserías, entre las múltiples groserías me preguntaron que ¿qué había hecho? Les dije que lo maté, pero no quería hacerlo, que él me violó, pero no les importó, sólo pensaron en llevarme detenida”, destaca la mujer.

En el Estado de México, donde ocurrió la violación contra Roxana, se han registrado más casos de violencia contra las mujeres en lo que va del año. De acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), de enero a mayo de 2021, la entidad tuvo 894 de las mil 718 denuncias registradas a nivel nacional; y en cuanto a violaciones, la entidad acumuló mil 65 de las 8 mil 623 registradas en todo el país.

Al ser detenida “en flagrancia”, Roxana fue trasladada al penal del Bordo de Xochiaca, localizado en el mismo municipio de Nezahualcóyotl, donde lleva recluida casi tres meses y donde el próximo 2 de agosto se llevará a cabo la segunda audiencia de su caso, el cual ha estado plagado de irregularidades, según denuncia ella misma, su madre y la colectiva “Asamblea Vecinal Nos queremos Vivas Neza”.

“Nosotras pensamos que es necesario que se haga una investigación con perspectiva de género y que Roxana sea tomada como víctima, ella sufrió violación y agresiones y lo que hizo fue defender su vida”, dijo en entrevista una integrante de la “Asamblea Vecinal Nos Queremos Vivas Neza”.

La integrante de la colectiva detalló que Roxana tenía una abogada que contrataron para llevar su caso, pero que ella no realizó bien el proceso y decidieron revocarla, pero hasta el momento no les han entregado su carpeta de investigación. Ahora su defensa quedó en manos de un abogado de oficio.

“El lunes se realiza la segunda audiencia del caso, al parecer ya fue vinculada a proceso en la primera audiencia. Será a las 2 de la tarde y por eso estamos convocando a la 1 para estar acompañando a Roxana y su mamá”, dijo la integrante de la “Asamblea Vecinal Nos queremos Vivas Neza”, la colectiva que apoya el caso desde el Estado de México.

En el estado de Oaxaca, de donde Roxana es originaria, colectivas se han sumado para apoyarla y el lunes también harán actos para manifestarse y exigir su libertad.

En su carta, Roxana Ruíz hace un llamado de auxilio, antes de que el juez dicte su sentencia.

Por Redaccion

Deja un comentario