Héctor, de 43 años, acudió ante la Fiscalía General de Justicia del sur de Tamaulipas para interponer una denuncia por violencia física, lesiones y amenazas en contra de su esposa Mayra; la carpeta de investigación 385/2020 fue abierta.

Hace 18 años se unieron en matrimonio, tienen dos hijos de 18 y 12 años de edad; sin embargo, según la víctima, desde hace tres años se detonó la violencia: física, verbal y moral por parte de ella.

La crisis se acrecentó con el ausentismo y falta de obligaciones hacia sus hijos, le pidió acudir a terapia familiar durante esta emergencia sanitaria por Coronavirus.

Sin embargo el pasado lunes 9 de noviembre, Mayra quién es ama de casa y conocedora de artes marciales se le abalanzó para agredirlo física y verbalmente en el interior de su domicilio.

“Me empezó a pegar con el nudillo en el pecho a manera cuando intentaba pararme agredir, agredir cuando intentaba sentarme me golpea en repetidas ocasiones a raíz de esto me detonó presión alta y empecé a toser la presión se me dispara, se me fue a rasguñar los brazos… que quería el divorcio que sus amistades eran peligrosas entonces que me cuidara lanzó la amenaza de muerte frente a mis amigos, temo por mi integridad física, por la de mis hijos”, relató.

No se denuncia

Por su parte, la psicóloga Rosa Imelda Ochoa, expresó que la violencia hacia el hombre no se denuncia por tabú aunque de acuerdo a estadísticas del Inegi en el 2015, un 25% de los casos de violencia doméstica registrados eran hacia hombres.

“Que no se avergüencen de no poner una denuncia si son violentados porque muchos por la vergüenza de decir: “es que cómo me dejé pegar por una mujer” muchos son educados con valores, fundamentados en ellos que no les permite dañar a la mujer”

Al afectado por violencia familiar le preocupa que su hija de 12 años quede bajo custodia de la madre, lo que podría afectarla y expresó que sus hijos requieren de terapia psicológica ante la violencia por parte de su madre.

Deja un comentario