María Bernarda, de 85 años de edad, fue desalojada de la vivienda que habitaba en la alcaldía Cuauhtémoc de la Ciudad de México pese a tener COVID-19.

La adulta mayor asegura que lleva más de 60 años viviendo en la colonia Doctores, donde hasta antes de ser desalojada pagaba una renta de dos mil pesos al mes.

Su salida de la vivienda ocurrió cuando los hijos de los dueños, estos últimos quienes ya murieron, llegaron junto a un actuario para sacarla del inmueble.

Se me metieron con violencia, eran cerca de las seis de la mañana”, narró María a Milenio.

La mujer afirma que pidió, sin éxito, no ser echada porque padece COVID-19.

Dijo desconocer la razón por la que fue desalojada, ya que nunca ha dejado de pagar la renta, aunque no tiene recibo de los últimos pagos porque “nos hacían depositarle al número de cuenta de la esposa de uno de los hijos del dueño”.

Sandra, hija de la víctima, detalló que en el desalojo el actuario les enseñó el supuesto oficio para proceder, papel que no leyeron.

Junto a sus pertenencias y mascota, la señora María permanece sobre la banqueta afuera de la que hasta hace unos días era su casa.

Aquí me he dormido, la primera noche del desalojo nos prestaron una casita de campaña, chiquita, nada más que ya se la llevaron. Bendito Dios me han ayudado, hasta con medicina para amenizar la enfermedad”, dijo.

La hija de la señora María también dio positivo a COVID-19 y teme que la situación de su madre empeore si ella no puede ayudarla.

Por su parte, la adulta mayor clama porque la regresen a su casa, donde destacada, se siente segura y satisfecha.

Que me regresen a mi casa, ahí en lo que me muero, así con esta enfermedad no creo que dure mucho, que me regresen a mi hogar.”

Por Redaccion

Deja un comentario