El Senado de la República está dejando de lado el uso industrial y medicinal de la cannabis durante su discusión, lo cual podría provocar que México se quede atrás en el mercado mundial de la sustancia con estos fines, advirtió Raúl Elizalde Garza, co-CEO de HempMeds

Durante esta semana, los legisladores de la cámara alta discutirán los dictámenes referentes al término de la prohibición del consumo de la cannabis en el país, luego de que así lo pidió la Suprema Corte de Justicia de la Nación, con un plazo máximo del 15 de diciembre.

En entrevista para Forbes México, Elizalde Garza enfatizó que no hay una buena regulación respecto al uso medicinal e industrial de la cannabis, además que el poder Legislativo no ha dejado claro la diferencia entre la mariguana y el cáñamo, cepa de la planta que se usa para realizar diversos productos.

“Se está discutiendo el uso recreativo pero los usos industriales no se están atendiendo de una manera eficiente. El uso industrial del cáñamo se está haciendo a un lado, lo cual va a ser una problemática cuando se quiera que las empresas quieran empezar a trabajar con él”, agregó.

Lo anterior, luego de que las comisiones de Justicia, Salud y Estudios Legislativos Segunda en el Senado acordaron reitrar un primer dictamen y agregar uno último, con lo cual se descarta el uso medicinal.

Aceptó que la aprobación de una nueva legislación en favor de la planta, aun cuando sólo se contempla el uso lúdico, es un avance en la materia; por lo que después se deberían discutir reservas respecto a otros usos de la droga.

El activista indicó que la cámara alta ha tenido bastante tiempo para discutir el tema, desde la pasada legislatura, por lo que le preocupa que salga una aprobación “al vapor” que no esté bien analizada.

Añadió que la regulación de la mariguana en México podría tener beneficios económicos, como regular el mercado negro y quitarle el negocio al crimen organizado, sin embargo el mayor beneficio sería en el tema industrial, puesto que se podría fomentar la inversión en el país a través del cáñamo.

“No podemos exportar mariguana al principal socio comercial que es Estados Unidos, pero sí podríamos exportar cáñamo. Y sin regulación, contra el mercado más grande del mundo, va a ser difícil para las empresas mexicanas entrar en este mercado”, apuntó.

Elizalde Garza coincidió en que debe ser el Estado mexicano quien regule de manera estricta el uso lúdico de esta droga, aunque esto no debería de ser así para el caso industrial o medicinal.

“En la cuestión del cáñamo no puede existir ese control del Estado porque no existe en casi ningún otro país del mundo. Hacerlo con la serie de tratados y procesos va a hacer que no sea eficiente, que no será atractivo para la inversión extranjera, que los productos no serán atractivos”, acotó.

Ante ese panorama con regulaciones más estrictas para la industria, sentenció que los inversionistas extranjeros optarán por mirar en otros países donde los procesos sean más sencillos.

 

fuente: Forbes México

Deja un comentario