Se descubrieron pequeñas moléculas que se dirigen a una estructura dentro del genoma de ARN del nuevo coronavirus que interfieren con la expresión del gen viral y apuntando al ARN para su destrucción.

Así lo publica la revista ACS Central Science, que agrega que el genoma del ARN del SarsCov-2, el virus responsable del Covid-19, se pliega en formas únicas que potencialmente se pueden atacar con medicamentos.

El coronavirus ha infectado hasta el momento a más de 343 millones de personas, en tanto que la cifra global de muertes se sitúa por arriba del millón, mientras que 23.7 millones de personas se han recuperado.

Desde la declaración de la pandemia del Covid-19, el pasado 11 de marzo, decenas de estudios se han realizado en busca de un tratamiento así como vacunas que erradiquen el virus de la Tierra.

Según lo publicado por la revista ACS Central Science, región del ARN, llamada elemento de cambio de marco (FSE), contiene una horquilla y otras estructuras que ayudan al virus a traducir sus genes en proteínas.

Investigadores de The Scripps Research Institute, en Estados Unidos, se preguntaron si podrían identificar un fármaco de molécula pequeña que pudiera unirse a la horquilla y evitar que haga su trabajo.

Según lo informa la agencia Europa Press, además querían ver si podían incrementar la potencia de la medicina agregando un componente que atraería una enzima celular que corta el ARN para destruir el genoma del coronavirus.

Los especialistas Matthew Disney, Hafeez Haniff, Yuquan Tong y otros colegas comenzaron con la realización de experimentos de microarrays para identificar pequeñas moléculas que se unen a una región específica de la horquilla SarsCov-2 FSE.

Según el estudio, una molécula, que nombraron compuesto 5 (C5), disminuyó la eficiencia de la horquilla para ayudar al virus a traducir sus genes en aproximadamente un 25 por ciento en experimentos de cultivo celular.

De esta manera, se pudo reducir la capacidad del del SarsCov-2, el virus responsable del Covid-19, para producir proteínas esenciales.

EP señala que se trabajó en mejorar la potencia de C5, adjuntando una molécula llamada quimera dirigida a ribonucleasas o Ribotac, que recluta una enzima humana que degrada el ARN viral.

Los científicos dicen que aunque es necesario más trabajo para desarrollar el compuesto que contiene Ribotac en un fármaco, los hallazgos sugieren que el genoma del coronavirus puede ser dirigido por pequeñas moléculas que interrumpen su función.

Deja un comentario