Investigadores brasileños lograron identificar en el veneno de la serpiente brasileña Jararacuçu un elemento capaz de detener la reproducción del COVID-19.

En los últimos años, las terapias basadas en péptidos se han estudiado y desarrollado ampliamente para tratar enfermedades infecciosas, incluidas las infecciones virales, esto  llevó a científicos de la Universidad Estatal Paulista (UNESP) a encontrar en el péptido Bothropstoxin-I (pBthTX-I) obtenido de la serpiente Bothrops jararacussu, actividades inhibidoras atractivas contra el SARS-CoV-2 y un efecto citotóxico mayormente bajo.

De acuerdo con los expertos, este péptido, el cual es un conjunto de aminoácidos de menor masa que una proteína, tiene actividad antiviral en el rango micromolar, efectos citotóxicos bajos e índices de selectividad atractivos hacía con el virus causante del COVID-19.

Logrando inhibir el 75% de la capacidad del virus del COVID-19 para replicarse en células de mono, según reportes de la agencia de noticias Brasil.

“A medida que el COVID-19 avanzaba, colocamos varios de nuestros péptidos para ver si tenían actividad contra el SARS-CoV-2. Afortunadamente, obtuvimos este resultado interesante”, dijo Eduardo Maffud, profesor del Instituto de Química y uno de los responsables del estudio.

Según los científicos, investigaciones previas han demostrado que las moléculas basadas en péptidos tienen efectos inhibidores en virus como el de la influenza A, el de la hepatitis B y el virus de la inmunodeficiencia humana.

Maffud indicó que un posible remedio con el compuesto descubierto es el ralentizar la replicación del virus COVID-19, que le daría al cuerpo más tiempo para actuar y crear los anticuerpos necesarios para resistir la enfermedad.

“Esto aún está en curso, se necesitarían estudios adicionales, pero vimos que este péptido impide la replicación o multiplicación de partículas virales”, señaló Maffud.

Ahora, los investigadores evaluarán la eficacia de diferentes dosis de la molécula, y si puede ejercer funciones protectoras en la célula, lo que incluso podría prevenir la invasión del virus en el organismo.

Maffud aseguró que los estudios continuarán con la identificación de otras líneas de acción sobre las que puede actuar este péptido y en la mejora de la actividad de esta molécula, para que se puedan realizar ensayos in vivo en cobayas y ratones. “Si el resultado es positivo, desarrollaremos un tratamiento”, agregó.

Los hallazgos publicados en la edición digital de la revista científica internacional Molecules, representan, según los investigadores, un recurso valioso en la exploración de nuevas moléculas como prototipos para el descubrimiento y desarrollo de fármacos contra las infecciones por SARS-CoV-2.

Por Redaccion

Deja un comentario