5 Mitos sobre la Cerveza

Luis Antonio Monzón Laurencio, académico de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), autor de múltiples libros y experto en cerveza afirma que existen una serie de mitos alrededor de esta bebida, los cuales se han arraigado en la sociedad y han dirigido la forma de consumo.

Mito 1: “El color no importa”

De acuerdo con el experto, el color de una cerveza no es importante, ya que no determina ni el sabor, ni la cantidad de alcohol que hay en ellas.

“El color no dice nada sobre la cerveza, estamos acostumbrados a decir ‘me gusta más la oscura o me gusta más la clara’, pero clara y oscura son colores, el color no determina ni la cantidad de alcohol, ni qué tan fuerte sabe una cerveza”.

“Incluso hay cervezas claras que saben muy fuerte y que contienen mucho alcohol y también hay cervezas oscuras que prácticamente no saben a nada, y contienen cero alcohol”, añade.

Mito 2: “¿Con o sin espuma?”

El especialista indica que la cerveza debe servirse con espuma porque ésta ayuda a proteger el sabor de la bebida, pues “si un vaso de cerveza no tiene al menos dos centímetros de espuma el aroma se evapora”.

Mito 3 “¿Vaso o botella?”

“Jamás se bebe cerveza directo de la botella porque no permitimos que el aroma pueda ser percibido”, señala Monzón, y agrega que “el vaso es importante si lo que se busca es disfrutar el sabor de esta bebida”.

“Cuando comemos o bebemos algo solamente percibimos cuatro sabores, el resto es el aroma, un mal vaso puede hacer que no percibamos el aroma completo de la cerveza”.

Mito 4: “La cerveza se quema”

“No, la cerveza no se quema, se descompone“. El académico afirma que una cerveza puede enfriarse y calentarse las veces que sea necesario sin afectar su sabor, no obstante,el Sol sí puede hacer que se descomponga, de ahí que las cervezas de lata y de barril sepan mejor, pues nunca les afectarán los rayos del Sol.

Mito 5: “La chela se sirve fría”

Luis Monzón menciona que es totalmente falso que una cerveza deba beberse fría o congelada, pues existen algunas cervezas como las inglesas que se beben a 12 °C. El motivo por el cual se sirve fría es porque de esa forma se trata de disimular el mal sabor de una cerveza, puesto que se entume la lengua y el paladar.

“Cuando una cerveza es de mala calidad normalmente la sirven muy fría para que no podamos sentir su sabor; si queremos saber a qué sabe una cerveza, lo mejor es dejar que se caliente a los cinco o 10 grados, que es cuando muestran mejor su sabor y su aroma”.

Beneficios de la cerveza a la Salud

Diversos estudios internacionales han demostrado que la cerveza tiene múltiples beneficios a la salud de las personas, en un consumo moderado.

Una investigación hecha por investigadores de la Universidad de Harvard y publicada en la revista American Diabetes Association reveló que los hombres que beben una cerveza al día pueden reducir el riesgo de padecer diabetes tipo 2.

Por su parte, Monzón Laurencio señala que “la buena cerveza hecha con granos y con plantas naturales está compuesta por carbohidratos y azúcares de buena calidad, así como el alcohol, aunque en exceso puede resultar dañino para el cuerpo”.

Debido a su origen vegetal, la cerveza contiene vitaminas y minerales benéficos para el cuerpo, y es que la Fundación Española del Corazón señala que esta bebida fermentada es rica en vitaminas, proteínas, ácido fólico y antioxidantes.

Además, asocia la cerveza con beneficios cardiovasculares, de salud ósea y hasta de prevención de la obesidad.

Según los científicos, las personas que consumen cerveza habitualmente de forma moderada presentan una menor incidencia de diabetes mellitus e hipertensión, así como mayores cifras de colesterol bueno que los no bebedores.

Asimismo, la Universidad Autónoma de Madrid indica que la cerveza tiene cualidades benéficas para las mujeres en los procesos de lactancia y menopausia.

Otro de los beneficios de la cerveza es su ayuda en los procesos digestivos, y “en dosis moderadas, la cerveza contribuye a evitar la formación de cálculos biliares y en los riñones porque ayuda a aumentar la producción de urea, haciendo que ejerza también la función de diurético, dice Monzón Laurencio.

Desde 2008, cada 7 de agosto se celebra el Día de la Cerveza, aunque dependiendo de cada país puede variar la fecha, por ejemplo en Alemania se celebra el 23 de abril, mientras que en Estados Unidos, celebran el Día Nacional de la Cerveza el 5 de abril.

Sin embargo, la fecha se estandarizó para que la celebración se llevara a cabo el primer viernes de agosto. De acuerdo con la Cámara de la Cerveza y la Malta de México, la conmemoración de este día comenzó en un pequeño bar de la ciudad de Santa Cruz en California, Estados Unidos. Y desde entonces más de 207 ciudades, 50 países y 6 continentes dedican un día a esta famosa bebida.

Cerveceros de México sugieren que los propósitos del Día de la Cerveza son básicamente dos, reunirse con amigos para disfrutar del sabor de la cerveza y celebrar a todos los que se dedican a hacer y servir cerveza.

Hay alrededor de 150 estilos de cerveza distintos en todo el mundo, y en México tenemos productoras que fabrican alrededor de 80 estilos de cerveza, algunas muy nacionales como cervezas con chile o cervezas con mezcal que son una maravilla y son una delicia”.

Por Redaccion

Deja un comentario