Autoridades de Sinaloa y del Gobierno Federal dispersaron en Culiacán una megaposada navideña que se realizaba sin medidas sanitarias por COVID-19.

La fiesta había sido presuntamente organizada por los hijos de Joaquín Guzmán Loera, mejor conocido como ‘El Chapo‘.

A la sindicatura de El Dorado llegaron elementos del Ejército, la Guardia Nacional y la Policía Estatal Preventiva.

Fue en las canchas de la comunidad de San Diego donde se colocaron templetes para la participación de grupos musicales, en tanto que también se rifaron vehículos y aparatos electrodomésticos.

También había dispuestas mesas y sillas, así como etiquetas con las siglas ‘JGL‘, en presunta referencia al exlíder del Cártel de Sinaloa.

De acuerdo con testigos, la fiesta inició el martes y se prolongó hasta la madrugada del miércoles, cuando llegaron los elementos policiales.

Debido a que las celebraciones no están prohibidas, ninguna persona fue detenida, sin embargo, se aseguraron siete vehículos nuevos modelo 2021 y sin placas de circulación.

Cristóbal Castañeda Camarillo, secretario de Seguridad Pública de Sinaloa, detalló que se enteraron de la megaposada a través de redes sociales. Estimó que participaron alrededor de mil personas en el evento.

“>

 

Deja un comentario