El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, descartó este domingo “un pleito” con Washington tras la negativa del presidente, Andrés Manuel López Obrador, de reconocer todavía la victoria electoral de Joe Biden sobre Donald Trump.

El presidente desde un principio, cuando ganó la elección, los comentarios eran que qué tan grande iba a ser el pleito con Trump, y ahora nos dicen que quizá sea lo mismo con Biden, pero no, se van a quedar con las ganas”, expresó Ebrard en el evento virtual de la Cumbre de Negocios.

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) hizo estas declaraciones en medio de una polémica porque López Obrador se ha negado a reconocer a Biden como presidente electo “hasta que terminen de resolverse todos los asuntos legales“.

Para justificar su postura, López Obrador citó el presunto fraude que él padeció en 2006 y la molestia que le causó que otros líderes mundiales, en particular de España, felicitaran a su rival, el expresidente Felipe Calderón.

Yo no puedo decir: ‘felicito a un candidato‘, ‘felicito al otro’ porque quiero esperar a que termine el proceso electoral. Nosotros padecimos mucho de las ‘cargadas‘, de cuando nos robaron, una de las veces, la Presidencia“, dijo este sábado en Tabasco, en el sureste de México.

El ministro de Exteriores respaldó la afirmación de López Obrador sobre la “buena relación” personal que tiene con ambos candidatos.

Por ello, aseguró que el presidente de México no ha tenido contacto con ninguna de las dos campañas, al reiterar que la postura oficial es reconocer al ganador cuando “el conteo de los votos termine”.

Nosotros en ese momento reconoceremos el resultado y nos dedicaremos a que nuestra relación con Estados Unidos sea lo mejor posible”, prometió.

En tanto, la postura de López Obrador desata indignación entre congresistas del Caucus Hispano de Estados Unidos y políticos de oposición, que acusan al presidente de apoyar la reelección de Trump desde su visita a Washington en julio pasado, el único viaje al extranjero del mandatario mexicano.

Pero el jefe de la diplomacia mexicana defendió la estrategia del líder izquierdista mexicano, quien en campaña tachaba a Trump de racista y después moderó su discurso al llegar al poder.

Probablemente la visita a Washington del presidente ayudó, y una vez que termine lo que estamos viviendo buscaremos emprender una relación cuidadosa y personal, mantenerla con Trump o abrirla con Biden, a quien conoce al presidente, porque se reunieron en 2012”, afirmó el canciller.

Además de opositores mexicanos, en particular de estados fronterizos, algunos políticos del gobernante Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) han urgido a reconocer el triunfo de Biden.

Reconocer a Biden como presidente electo significa la intención de abolir el régimen de complicidades e incrementar el de los compromisos”, indicó el diputado Porfirio Muñoz Ledo, líder histórico de la izquierda mexicana y crítico de la política migratoria de López Obrador.

 

 

 

fuente: López Dóriga Digital

Deja un comentario