Diversas instancias del Ejército mexicano habría hecho desvíos, entre 2013 y 2019, unos 2 mil 371 millones de pesos (alrededor de 156 millones de dólares) a 250 empresas que posteriormente el Servicio de Administración Tributaria (SAT) las declaró como fantasma.

El País publica que luego de diversas solicitudes de información a la Administración General de Servicios al Contribuyente del SAT, se informó que los recursos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) fueron desviados a través de 11 mil 175 comprobantes digitales.

“A pesar del grave daño al erario que esto ocasionó, ningún titular de las direcciones que autorizaron las compras que ampararon las facturas falsas ha sido sancionado”, advierte el rotativo español.

La investigación de El País indica que las facturas amparan los bienes y servicios contratados por Sedena en decenas de instalaciones castrenses como:

  • Campos, cuarteles y guarniciones en diversas zonas del país.
  • El Heroico Colegio Militar.
  • El Museo Nacional de la Cartografía.
  • Un parque eólico ubicado en el Itsmo de Tehuantepec.
  • El cine del Centro de Atención Social para Militares Retirados.
  • El Campo Militar 37-D en Santa Lucía (Estado de México).
  • La Escuela Militar de Sargentos.
  • La Dirección General de Administración.
  • El cancelado aeropuerto de Texcoco.

Las empresas fantasma también fueron usadas en trabajos de mejoras en carreteras o caminos rurales que conectan a sus cuarteles y en obras de mantenimiento, así como en otras cuestiones desde hospitalarias como de recreación.

Un dato que llama la atención es que entre 2014 y 2015 el Ejército contrató a las compañías Advertising and Digital Effects y Producciones Siehj para que le brindaran servicios de masaje e hidratación, suministraran playeras y medallas y organizaran eventos deportivos.

Según El País también se registran gastos con facturas emitidas para contratar los servicios de producción de una carrera de la Fuerza Aérea Mexicana como parte de una campaña conmemorativa.

El artículo firmado por la periodista Zorayda Gallegos señala que en la utilización de las 250 empresas fantasma, los únicos sancionados han sido cuatro integrantes de la Sedena: el jefe de la fábrica de cartuchos, un jefe del grupo de ingeniería de la fábrica de cartuchos, el jefe de la sección de planeación de la jefatura de adquisiciones y un integrante de la sección de contratos.

El rotativo español señala que en respuesta a otra petición vía transparencia, la Secretaría de la Función Pública (SFP) informó de que según sus registros, 21 miembros de la Sedena han sido amonestados, tres suspendidos por un mes y uno inhabilitado por tres meses, no obstante, dice, no quiso dar nombres y cargos completos de los sancionados.

Deja un comentario