Joel Souza, director de la película Rust, que también resultó herido, declaró que durante el ensayo el actor Alec Baldwin estaba desenfundando un revólver y apuntando hacia una cámara cuando se disparó y alcanzó a la directora de fotografía Halyna Hutchins.

El director recibió un disparo en el hombro mientras que Halyna Hutchins, de 42 años, perdió la vida cuando el arma de utilería la impactó en el Rancho Bonanza Creek en Santa Fe el jueves 21 de octubre, cuando se ubicaban probando el ángulo de la cámara mientras trataban una escena en la que “sacaban en cruz” el revólver de su funda.

Según muestra una declaración jurada de una orden de registro que la Oficina del Sheriff del Condado de Santa Fe publicó, las cámaras no estaban grabando en ese momento, pero Baldwin se encontraba sentado en un banco cuando se escuchó el sonido de un fuerte látigo.

“Alec (estaba) sentado en un banco de la escenografía de un edificio de la iglesia, y que estaba practicando un desenfunde cruzado. Joel dijo que estaba mirando por encima del hombro de (Hutchins), cuando escuchó algo que sonó como un látigo y luego un fuerte estallido”.

Souza recordó que Hutchins se quejó del estómago y se agarró de la cintura después de que ocurrió el impacto.

“Joel entonces recuerda vagamente que (Hutchins) se quejó del estómago y se echó las manos a esa zona. Joel también dijo que (Hutchins) comenzó a tambalearse y la ayudaron a tumbarse”.

A esto se agrega que los investigadores también hablaron con el camarógrafo Reid Russell, que estaba junto a Souza y Hutchins cuando pasó el incidente, y recordó que no podía sentir las piernas mientras los médicos la atendían porque sangraba en el suelo.

Souza y Russell destacaron que ese mismo día hubo una protesta por supuestas malas condiciones labores y falta de seguridad.

Según fuentes citadas por el diario Los Ángeles Times, media docena de asistentes y operadores de cámara dimitieron en bloque el día del fatal accidente, ya que en las jornadas previas hubo problemas con esa misma arma, que en su opinión no estaba correctamente supervisada.

Dos días antes de lo ocurrido, Lane Luper, un asistente de cámara adscrito al sindicato Iatse (siglas en inglés de Alianza Internacional de Empleados de la Escena), describió las supuestas condiciones precarias del rodaje a través de una serie de comentarios de Facebook revisados por Efe.

“En este momento, estoy luchando para que mi equipo, en esta película, tenga habitaciones de hotel cuando nos demoramos o estamos demasiado cansados para conducir una hora de regreso desde el lugar de grabación hasta Albuquerque. O dicen que no o nos ofrecen un motel basura junto a la carretera que se utiliza como refugio para mendigos”, escribió el técnico.

Luper publicó los comentarios como respuesta a un video en el que Baldwin animaba al sindicato a convocar una huelga mientras se negociaba un convenio con la patronal de estudios de Hollywood.

“Estoy literalmente en la producción de Nuevo México, con él y los productores, y están tratando al equipo local como mierda de perro”, afirmó antes de añadir que “ni siquiera” habían pagado lo correcto.

Otra fuente indicó que la directora de fotografía que falleció pidió mejorar las condiciones de su equipo, aunque no se conocen más detalles al respecto.

Baldwin fue avisado de que la pistola de utilería que utilizó no tenía balas, sin embargo, el arma sí estaba cargada.

“Pistola fría”, gritó el director asistente de la producción, Dave Halls, cuando le pasó a Baldwin el arma, como se conoce en la jerga cinematográfica las pistolas que no cuentan con munición.

La orden judicial remarcó que las armas fueron manejadas por tres personas: el armero, el primer asistente de dirección y posteriormente entregadas al actor que las utilizaba.

“Lo único que se revisa son las armas de fuego para evitar que haya munición real en ellas. Joel (Souza) dijo que nunca debería haber balas reales cerca o alrededor de la escena”.

Los profesionales del sector tampoco consiguen explicar cómo una pistola de utilería terminó causando la muerte de alguien.

“No hay excusa para que suceda algo así”, afirmó Steve Wolf, un experto en armas teatrales, a la cadena CNN.

“Si pones un cartucho de fogueo, te aseguras de que no haya una bala al final. Está hueco, es sólo pólvora y una pieza de papel”, razonó.

Un arma de utilería puede ser de goma o de verdad, pero las directrices exigen que haya un supervisor con el cometido exclusivo de revisar el arma antes de entregársela al reparto.

Baldwin, actor y productor del filme, aseguró este viernes que tenía “el corazón roto” por el accidente.

“No hay palabras para expresar mi tristeza y conmoción ante el trágico accidente que arrebató la vida de Halyna Hutchins, una mujer, madre y compañera profundamente admirada por todos nosotros. Estoy cooperando con la investigación para saber cómo ocurrió esta tragedia”, indicó el actor en su perfil de Twitter.

El intérprete, que también hirió al director del filme, Joel Souza, añadió que está en contacto con el marido de la fallecida, quien a su vez habló con el diario Business Insider.

“No voy a poder comentar sobre los hechos o por lo que estamos pasando en este momento, pero agradezco que todos hayan sido muy comprensivos”, dijo.

Hutchins era de origen ucraniano y se mudó a Estados Unidos para graduarse en el American Film Institute en 2015.

Durante las jornadas de rodaje de Rust compartió varias fotografías en Instagram, una de ellas con un escrito que decía: “Una de las mejores partes de grabar westerns es tener mañanas así”.

Por Redaccion

Deja un comentario