El gobierno interino de Bolivia repudió este lunes las polémicas declaraciones que realizó el fin de semana el ex presidente Evo Morales, quien consideró que en su país “hay que organizar milicias armadas como en Venezuela”.

“Estas declaraciones del ex presidente son un claro llamamiento a la violencia contra el pueblo boliviano y su gobierno, y constituyen graves delitos de sedición, alzamiento armado contra la seguridad y soberanía del Estado, conspiración e incluso configuran terrorismo”, señala un comunicado difundido por el ministerio de Exteriores boliviano.

“Es de conocimiento público que Evo Morales ha solicitado refugio en Argentina, y por tanto su actual condición jurídica es la de solicitante de refugio o refugiado. Evo Morales no puede emitir declaraciones políticas de esa naturaleza, pues son una clara amenaza al orden público, tanto para Bolivia como para Argentina”, agrega.

El Ejecutivo también solicitó a las autoridades argentinas no permitir al líder del Movimiento al Socialismo (MAS) “que realice llamados a la violencia, odio, discriminación o subversión, que claramente sobrepasan el ejercicio del derecho a la libertad de expresión y otros derechos políticos garantizados”. “Esto sería contrario a las normas del derecho internacional y principios de las Naciones Unidas”, concluye la misiva.

“Si volviera (a Bolivia), hay que organizar como Venezuela, milicias armadas del pueblo”, aseguró Evo Morales durante un encuentro con militantes del MAS en Buenos Aires. El audio de las polémicas declaraciones fue publicado por la radio Kawsachun Coca del Chapare, que suele transmitir gran parte de sus actividades en Argentina.

En sus dichos, el ex presidente hace referencia a la Milicia Bolivariana, uno de los grupos armados y fuerza de choque de la dictadura venezolana. Maduro las utiliza para vigilar edificios públicos, garantizar el control de precios y el racionamiento de productos en los supermercados, y custodiar la entrega de las cajas de alimentos subvencionados.

Morales amplió en Twitter cómo planifica armar a sus seguidores. Según escribió, su idea se basa en la “seguridad” que el movimiento indígena originario campesino “siempre ha tenido”. “En algunas regiones se llamó guardia comunal; en otros tiempos: milicias. Ahora, policía sindical o seguridad sindical. Todo en el marco de nuestros usos y costumbres, y respetando la Constitución”, escribió.

El ex presidente de Bolivia, que renunció en noviembre pasado luego de que la OEA revelara el fraude en las elecciones del 20 de octubre octubre, cumplió este domingo un mes en Buenos Aires, ciudad que, ante la imposibilidad de volver a su país, ha hecho su base de operaciones para las elecciones de mayo, a las que no se puede presentar pero para las que trabaja como jefe de campaña de su partido.

El político aterrizó el 12 de diciembre en la capital argentina, junto a algunos de sus colaboradores, y pidió refugio político tras haber estado un mes asilado en México, adonde había huido cuando dejó la Presidencia presionado por las movilizaciones en su contra.

Las fuerzas armadas de Bolivia están “indignadas” con las declaraciones de Evo Morales. “El pueblo boliviano está dolido y nuestras fuerzas armadas, indignadas”, afirmó en una rueda de prensa el ex militar y ministro de Defensa, Luis Fernando López, que manifestó el “rechazo a una lógica absolutamente terrorista y sediciosa”.

López, cabeza política de las fuerzas armadas, aseguró: “Estamos preparados, entrenando y atentos, no vamos a permitir nada, no vamos a permitir que fuerzas extranjeras quieran tomar el poder en el país”.

Según el ministro, el gobierno de Morales tenía el plan de “desmantelar a las fuerzas armadas y a la Policía para traer fuerzas extranjeras al país”.

Durante las protestas sociales posteriores a las elecciones de octubre, los policías se amotinaron y los militares sugirieron públicamente a Morales dimitir.

Feunte:Infobae

Deja un comentario