El PSOE ha suavizado ligeramente sus posiciones y ya no se cierra a incorporar al Gobierno a miembros de Unidas Podemos. Aun así, el partido vencedor de las elecciones generales, europeas, autonómicas y municipales, cuya preferencia es un Ejecutivo en solitario que incluiría a independientes de perfil progresista, se resiste a darle la consideración de coalición en la que insiste Pablo Iglesias. El mismo líder de Podemos rebajó el lunes sus exigencias de entrar en el Ejecutivo tras el hundimiento de su partido el 26-M.

“El término coalición no nos gusta. Podríamos en un momento dado plantearnos la incorporación de miembros de otras formaciones, en este caso de Podemos, pero no bajo la fórmula de la coalición”, ha afirmado este miércoles José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE y ministro en funciones de Fomento, en una entrevista por la mañana en Antena 3. El número tres de los socialistas ha subrayado que una coalición “tendría sentido si ambas formaciones sumaran mayoría absoluta”. La suma de los diputados del PSOE con Podemos y sus confluencias es de 165, a 11 de la mayoría absoluta en el Congreso.

Horas después, ante el revuelo que se ha originado, Ábalos no ha contemplado de manera expresa la incorporación de representantes de Unidas Podemos al Ejecutivo. “Yo lo que digo es que no cabe, desde una perspectiva de modelo, hablar de gobierno de coalición porque esto entraña otras significaciones que no compartimos. A partir de ahí, lo que digo es que es una atribución del presidente conformar un Gobierno dentro del modelo que hemos defendido reiteradamente. Nosotros apostamos por un Gobierno socialista, abierto a personas independientes, comprometidas con nuestro proyecto político”, ha dicho en una visita al Salón Inmobiliario Internacional de Madrid.

Lo que Ábalos no ha matizado es la condición de “socio programático prioritario” de Podemos. Pero el secretario de Organización otorga más trascendencia a que se acuerden “programas de transformación social” antes que “presencias en el Gobierno”. “Preferimos hablar de qué vamos a hacer a hablar de quiénes lo van a hacer”, ha zanjado a primera hora de la mañana. Pedro Sánchez ha pedido esta semana a Iglesias que “reconsidere su estrategia” y desista del Gobierno de coalición. “El PSOE se presentó a las elecciones y dijo que quería conformar un Gobierno liderado por el PSOE; abierto, progresista, que es lo que hicimos después de la moción de censura: no mirar el carné político, sino si compartimos una orientación política determinada, con independientes de reconocido prestigio incorporados al Gobierno. Esa es la línea en la que vamos a seguir trabajando después del 26 de mayo. Con más convicción, porque los ciudadanos han validado esa orientación de Gobierno”, argumentó el martes el presidente en funciones a su llegada a la última cumbre europea en Bruselas.

“Ya reivindicamos durante toda la campaña que aspirábamos a un Gobierno netamente socialista, abierto a personas independientes, de prestigio, que la sociedad se reconoce en ellas, pero de orientación socialista y nos mantenemos en ello. Pensamos que es más eficaz, e incluso mejor para Podemos”, ha manifestado Ábalos este jueves, en línea con el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE.

Deja un comentario