El Consejo de Gobierno regional ha aprobado este martes el decreto que da luz verde al nuevo Reglamento del Taxi, que flexibiliza el servicio, permite establecer un precio fijo y combate el intrusismo y competencia desleal. De esta manera el mandato de Ángel Garrido al frente de la Comunidad de Madrid quedará por siempre marcado por el conflicto del taxi. Si en enero el todavía presidente regional hizo frente a la mayor de sus crisis, ahora -a 48 horas de su marcha al Parlamento Europeo- ha acometido la gran renovación del sector con unos cambios que levantarán ampollas.

Así, buscando la modernización se introduce una mayor “racionalización y flexibilización de los servicios que prestan estos profesionales”. El nuevo reglamento, teniendo en cuenta la cada vez más frecuente utilización de medios tecnológicos, recoge la posibilidad de establecer tarifas máximas que permitirán ofrecer al usuario un precio fijo y cerrado antes de comenzar el servicio.

Además, se permitirá que los servicios precontratados puedan ser realizados por plaza y pago individual, lo que abre la puerta a prestar servicios de taxi compartido entre varios usuarios. También se podrá recoger a viajeros en municipios distintos de aquellos en los que estén domiciliadas las licencias siempre que el destino sea el municipio que la ha concedido.

El decreto introduce también medidas para combatir el intrusismo y la competencia desleal entre empresas, con nuevas causas de extinción de las licencias municipales. Unas licencias municipales para las que los distintos ayuntamientos de la región, si así lo estiman conveniente en función de sus necesidades y características, podrán establecer planes de amortización que permitan garantizar tanto la prestación del servicio a los usuarios como la rentabilidad de la actividad para los profesionales del taxi.

Otras de las medidas que recoge el nuevo texto se refieren a la simplificación de los requisitos exigidos para obtener las licencias de taxi, el tipo de documentación que los taxistas deben llevar a bordo obligatoriamente o la posibilidad de realizar el pago del servicio mediante tarjeta de crédito o débito.

Con este nuevo texto, que entrará en vigor tras su publicación en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM), culmina un proceso que se ha desarrollado durante los últimos meses a través de distintas reuniones con todas las asociaciones representativas del sector: Federación Profesional del Taxi (FPT), Asociación Gremial de auto Taxi de Madrid (AGATM), Asociación Madrileña del Taxi (ATM), Asociación Élite Taxi Madrid y los representantes de los profesionales que ofrecen sus servicios fuera del Área de Prestación Conjunta.

La patronal llegó a pedir este mismo lunes que se aprobase dicho texto de manera “inmediata”, aunque, por otra parte, FPT ha mostrado sus reticencias al contenido final del texto, llegando a amenazar incluso con ir a los tribunales si se vulneraban con él los derechos del sector.

El texto tiene como objetivo actualizar y modernizar el taxi, un sector “fundamental” de la economía madrileña que suma cerca de 16.000 licencias en toda la región, que genera 1.000 millones de euros anuales y del que dependen alrededor de 100.000 personas.

Fuente_ LaVanguardia

Por admin

Deja un comentario