La madrugada de este viernes, autoridades capitalinas localizaron abandonadas, 27 bolsas negras, que contenían medicamentos.

Las bolsas se encontraron en el cruce de la Calle 24 y Moldeadores en la colonia Pro Hogar de la alcaldía Azcapotzalco de la Ciudad de México.

Vecinos de la zona hicieron una llamada de emergencia a la policía para reportar que, un vehículo sin identificar, había dejado las bolsas de basura en la acera.

Elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México acudieron al lugar y dieron aviso al Ministerio Público.

Peritos de diversas áreas acudieron al lugar y abrieron las bolsas encontrando en su interior una gran cantidad de medicamentos.

Tras este descubrimiento, las autoridades investigarán si estos medicamentos tienen alguna relación con el robo de medicamentos oncológicos.

Robo de medicamentos oncológicos

Este descubrimiento se da luego de que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) fuera notificada, el pasado 7 de octubre, sobre un robo ocurrido en las instalaciones de la empresa Novag Infancia, en la alcaldía Iztapalapa, de diversos productos, entre ellos medicamentos oncológicos.

El expediente de la denuncia por el robo refiere que de la unidad bajaron tres hombres y brincaron por el portón del área del estacionamiento.

Uno de los testigos fue Noe ‘S’, encargado de vigilancia del almacén. De acuerdo con su declaración, intentó llamar al número de emergencia 911, pero “la llamada no salió”. Relató que llegaron dos hombres armados hasta su caseta de vigilancia, quienes lo amenazaron y amagaron, para hacer lo mismo con los empleados de seguridad, que terminaron sometidos, amarrados y encerrados en un mismo cuarto.

Indagatorias del caso señalan que, además de la primera camioneta de carga, llegaron al lugar tres tractocamiones. Una de ellas con cabina negra, otro más de cabina amarilla, y uno de cabina azul.

Al someter a personal, metieron camiones para cargar los medicamentos robados.

Así, antes de las 06:00 h, llegó al lugar un guardia de seguridad. Apenas entró, lo sometieron.

El hombre dejó su carro estacionado afuera de la entrada, por lo que los ladrones tuvieron que salir a moverlo para poder sacar los camiones en los que llevaban los medicamentos robados.

fuente: López-Dóriga Digital

Deja un comentario