En Estados Unidos tuvo lugar un acontecimiento que ha generado inquietud sobre la situación sobre la pandemia del coronavirus: Un enfermero se contagió de Covid-19 pese a ya estar vacunado contra la enfermedad.

El enfermero que se contagió de Covid-19 pese a ya haberse vacunado contra la enfermedad apenas hace unos días, trabaja en los servicios de emergencia de San Diego, California.

De acuerdo con medios estadounidenses, se trata de Matthew W., un enfermero de 45 años, quien el pasado 18 de diciembre recibió la primera dosis de la vacuna preparada por Pfizer y BioNTech.

Un enfermero en San Diego, California, Estados Unidos, se contagió de coronavirus Covid-19 pese a ya estar vacunado contra la enfermedad.

Matthew W. comentó a un medio estadounidense que cuando fue vacunado contra el Covid-19 el único efecto secundario que sintió fue un dolor en el brazo.

No obstante, seis días después de la vacuna, luego de un turno en la unidad de emergencias de su centro de salud con pacientes de Covid-19 comenzó a sentir escalofríos, dolor muscular y fatiga. Una prueba en el hospital, confirmó que era positivo por SarsCov-2.

Un enfermero en Estados Unidos se contagió de coronavirus Covid-19 pese a ya estar vacunado contra la enfermedad, lo cual ha generado inquietud entre la gente.

En respuesta, expertos consultados por la emisora KGTV, una afiliada de la cadena ABC News, dicen que este caso no es “algo inesperado”, pues los pacientes vacunados no desarrollan una protección decisiva contra el coronavirus inmediatamente después de recibir el medicamento.

Según los ensayos clínicos con la vacuna, se demostró que esta inmunización, que llegaría al 95 por ciento de los vacunados, se puede conseguir días después de recibir una segunda dosis del preparado que, en el caso del de Pzifer, tarda unos 21 días en ser inoculado de nuevo.

Asimismo, dado que el periodo de incubación del Covid-19 puede ser de hasta 14 días, también es posible que el enfermero se infectara antes de recibir la vacuna el 18 de diciembre.

Expertos indican que estos casos no son más que un recordatorio de que las vacunas contra el coronavirus no son la panacea; que detener la pandemia llevará tiempo y que, mientras tanto, se deben cumplir las prácticas fundamentales de mantener el distanciamiento social, lavarse las manos frecuentemente y usar cubrebocas.

Deja un comentario