El expresidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, indicó que las acusaciones hechas en su contra por Emilio Lozoya Austin son un tema de persecución política.

Además señaló que el presidente López Obrador guarda rencor contra él y busca una venganza, persecución y hostilidad.

“Yo sostengo que, esto más que un caso legal y penal, es un caso, en mi persona, de persecución política. No me meto a defender a nadie más de los mencionados, porque esto es un tuti fruti de acusados”, aseguró Calderón Hinojosa en entrevista para Radio Fórmula.

Calderón enfatizó que la denuncia en su contra no tiene sentido “más que alinear en una acusación penal, en mi caso mentirosa, a quienes somos adversarios de López Obrador“.

“Es una persecución política, que no tiene sustento, ni pies ni cabeza. Es una persecución, una revancha, una venganza”, indicó.

“Dice el presidente que ya me perdonó por lo del 2006. No tiene  nada qué perdonarme del 2006, le gané limpiamente. Además, dice el dicho popular que, ‘aclaración no pedida, confesión manifiesta’. Yo creo que sí trae algo ahí, un rencor, una amargura, que lo está vertiendo como una venganza en contra mía”, explicó.

Emilio Lozoya Austin, exdirector de Petróleos Mexicanos, presentó ante la Fiscalía General de la República (FGR) una denuncia directa contra expresidentes y exfuncionarios ligados a varios casos de corrupción.

El exfuncionario federal señaló a los expresidentes Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón, y Carlos Salinas de Gortari.

Tras darse a conocer la declaración de Lozoya, los señalados han dado a conocer sus puntos de vista y han asegurado que demandarán al exfuncionario.

Durante la conferencia matutina de este jueves, el presidente Andrés Manuel López Obrador dejó en claro que su gobierno no está persiguiendo a nadie.

López Obrador pidió a quienes se encuentran nombrados en la denuncia de Lozoya Austin que demanden por daño moral y, que si la conciencia está tranquila, no tienen nada que temer.

Deja un comentario