Fue a través de Twitter ‘Soy camarero’ en donde este caso se hizo visible. En esta cuenta que comparte ofertas laborales en el sector de hostelería se evidenció la conversación que tuvo la mujer con los propietarios de un negocio.

En la imagen que narra la historia, se lee la conversación que sostuvo Rocío por WhatsApp con el propietario del trabajo en un hotel de Zaragoza. En ésta se leyó la solicitud que le había enviado el dueño a la mujer para seguir con el proceso de contratación.

El propietario del trabajo que tenía vacantes pidió que le enviara fotos de su cara y cuerpo para ver su apariencia.

La trabajadora le ha escrito por la solicitud que le había mandado el dueño para contratarla. Entonces, este le ha pedido que para ello le diera su edad y le enviara imágenes suyas “de cara y cuerpo entero de frente” para ver su presencia. Una vez se las enviara, le contaría las condiciones.

“Hola, soy Rocío, era por el mensaje que me has mandado. El hotel es en Zaragoza?”, inicia la conversación.

“Hola dime tu edad y madame fotos tuyas de cara y cuerpo entre de frente para ver tu personalidad y te cuento gracias. Un saludo y perdona por molestarte”, respondió el propietario del lugar.

Fue así que Rocío estalló contra el reclutador y le respondió de forma épica. Primero lo cuestionó por las fotos, pues resaltó que no era una empresa de modelos.

″¿Fotos de cara, de frente y de cuerpo entero? ¿Qué es, una agencia de modelos? Porque que yo sepa es para camarera”, contestó a la petición de fotografías.

Además, por si fuera poco envió una fotografía bastante ‘asquerosa’: mandó una imagen de una hece fecal. Incluso, deseó que le gustara la imagen.

“Bueno como veo que te gustan las fotos te la voy a mandar, espero que te guste”, escribió.

“>

La publicación de inmediato se volvió viral con múltiples comentarios. Algunos celebraron la hazaña, mientras que otros catalogaron el trato de la mujer como impropio.

“¿Soy el único a quien le parece que la respuesta de Rocio es más incorrecta que la pregunta?. Es soez, maleducada, asquerosa e injustificada. Desconocemos las razones de quien pregunta, pero no deja de ser una pregunta a la que puedes responder o no. ¡¡MUY MAL ROCIO!!”; “Esto es inadmisible y todo el mundo debería saberlo para no ir jamás”; “Mejor respuesta, imposible”, se lee entre las reacciones.

Por Redaccion

Deja un comentario