Una mexicana, Ethel Trujillo Trujillo, permanece aislada en un hotel de Cusco, en Perú, sin atención médica y sin poder reclamar las cenizas de su esposo, quien falleció ayer y es el primer mexicano reportado muerto por Covid-19 en el extranjero.

Alonso Rodríguez Trujillo, uno de sus hijos, dijo a MILENIO que desea que su madre reciba apoyo por parte de la Cancillería mexicana y no esté sin servicios médicos y sin saber del paradero de los restos mortales de su compañero de vida, Isaías Rodríguez y Rivero.

La pareja, él de 76 y ella de 79 años, originaria de Mérida y ambos profesores retirados, viajó a Perú con un grupo de la parroquia de Pensiones, dentro de un proyecto altruista. La pareja colaboró por años en la organización de viajes para recaudar fondos pro construcción de las parroquias de Caucel, Pensiones y Pacabtún.

Aunque de 76 años, Isaías Rodríguez era un conocido deportista local, beisbolero y karateka. Era diabético bajo control en el IMSS, de buena condición física y no sufría cardiopatías.

Sin embargo, un día antes del retorno a Mérida, Perú cerró fronteras y ya no lograron llegar a la capital, Lima, siendo transladados a Arequipa donde el grupo retornaría a México.

Sin embargo, al realizar la fila para abordar le fue detectada temperatura por arriba del 37.5 por lo que fue trasladado al aislamiento en Cusco. Su esposa se negó a viajar sin el y también fue puesta en aislamiento por parte de las autoridades peruanas.

Días después se presentaron síntomas en la garganta y le fue realizado un exudado faringeo, aunque nunca le proporcionaron los resultados.

Don Isaías falleció y fue reportado como víctima de Covid-19 mientras su esposa está aislada en un hotel de Cusco sin mayor atención que la comida que le dejan en la puerta.

“Mi mamá está sola y abandonada en una habitación. No le dan cambio de sábanas ni le permiten lavar su ropa. No sentimos la empatía de las autoridades de Perú y de México para que sea atendida como debe de ser’, señaló su hijo.

Rodríguez Trujillo explicó que lo que se pide a las autoridades de Yucatán y a la Cancillería es que en la medida de las posibilidades se garantice la seguridad y el cuidado de la salud de su madre y, cuando se pueda, se realice la repatriación de ella y de las cenizas de su padre.

Deja un comentario