Protestas violentas contra las nuevas restricciones para controlar la segunda ola de coronavirus sacudieron este lunes en la noche a Italia.

Enfrentamientos entre policías y manifestantes se presentaron en varias de las principales ciudades del país europeo.

En Turín, los manifestantes arrojaron bombas de gasolina a los agentes. Además, se produjeron actos vandálicos en varias tiendas de lujo, incluyendo la boutique Gucci.

Y en Milán, la policía antidisturbios lanzó gas lacrimógeno para dispersar a las masas, que gritaban “Libertad, libertad, libertad” en su marcha por el centro de la ciudad.

En Nápoles, al sur del país, también se reportaron distintas situaciones de violencia.

Las protestas comenzaron poco después de que entraran en vigor las nuevas restricciones dictadas por el gobierno nacional, que incluyen el cierre de restaurantes, bares, gimnasios y cines a las 6:00 pm hora local.

Muchas regiones han impuesto toques de queda en la noche, incluyendo Lombardía y Piamonte, donde se encuentran Milán y Turín respectivamente.

Las protestas también se produjeron en otra docena de ciudades importantes como Roma, Génova, Palermo y Trieste.

Italia combatió la primera ola del virus con un confinamiento estricto que fue acatado con disciplina por la población, pero el anuncio de estas nuevas medidas generó rechazo rápidamente.

Y es que los negocios pequeños argumentan que aún se están recuperando del primer confinamiento y que un segundo les llevaría a la bancarrota.

Deja un comentario