La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) estimó que 8% de los concesionarios de gasolinas del país usan un software denominado “rastrillo” que altera los litros del producto que venden a los consumidores.

 

 

 

 

 

 

El titular de Profeco, Francisco Ricardo Sheffield, dio a conocer lo anterior durante la conferencia de prensa mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El titular de Profeco dijo que gracias a los operativos detectaron en Champotón, Campeche, una bomba de abastecimiento de gasolina con un software conocido como “rastrillo”.

Señaló que presentarán una denuncia penal por este ilícito ante la Fiscalía General de la República porque el parecer el software viene de fabricación; además de que junto con la Secretaría de Seguridad realizará operativos especímenes en 71 gasolineras del país.

La gasolinera de Champotón pertenece a Combustibles e Imagen SA de CV.

Por admin

Deja un comentario