Paul Farthing, mejor conocido como Pen, un exmilitar británico y fundador de la ONG Nowzad, podrá salir de Afganistán acompañado por los 200 perros y gatos rescatados que se encarga de cuidar, luego de que los talibanes ascendieran al poder.

La noticia llega después de que el Ministro de Defensa del Reino Unido, Ben Wallace, asegurara que Farthing recibiría el apoyo de los funcionarios y se intentaría facilitar el acceso.

“Ahora que el personal de Pen Farthing ha sido autorizado bajo las Reglas de Inmigración de Licencia fuera del Reino Unido (LOTR), he autorizado al Ministerio de Defensa a facilitar su procesamiento junto con el resto del personal elegible en el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai (HKIA). En ese momento, si llega con sus animales, buscaremos un lugar para su avión”, expresó en su cuenta de Twitter.

La información fue complementada mencionando que “si no tiene a sus animales con él, él y su personal pueden abordar un vuelo de la RAF. He sido constante todo el tiempo, asegurándome de que los que están en mayor riesgo sean procesados ​​primero y que el factor limitante haya sido el flujo hacia el lado del aire, no la capacidad del avión”.

A la par, Wallace puntualizó diciendo que “nadie tiene derecho en esta crisis humanitaria a saltar la cola”.

Farthing anteriormente había recibido la autorización para sacar a 71 personas afganas, 25 integrantes de su personal y su familia, sin embargo, decidió continuar trabajando hasta asegurar el traslado de 140 perros y 60 gatos que cuidaba en el refugio de Nowzad, el cual fundó en Kabul luego de servir en el ejército británico, en Afganistán.

Hace algunos días, Pen informó que el Gobierno del Reino Unido había otorgado visas para sus trabajadores y dependientes, sin embargo, la evacuación de los animales aún era un tema pendiente, pues ellos tenían que esperar debido a que daría prioridad a que las personas salieran en vuelos fuera de Kabul.

Los partidarios de Nowzad dijeron que un Airbus A330 alquilado de forma privada y financiado con donaciones estaba listo para volar a Kabul y trasladar a los trabajadores y a los animales.

Pero Wallace afirmó que no se trataba de una “varita mágica”, debido a que el mayor problema de las evacuaciones era que las personas ingresaran y atravesaran el aeropuerto de manera segura.

Asimismo, Farthing había dicho que los animales serían transportados en las bodegas del avión y cuando se acomodara al personal, los asientos libres podrían utilizarse para otras personas autorizadas en ingresar al Reino Unido, pues se podrían llevar hasta 250 pasajeros.

A través de sus redes sociales, el exsoldado pidió donaciones para recaudar 200 mil dólares y cubrir los costos que representa el viaje.

También su esposa salió del país en un avión militar rumbo a su natal Noruega, sin embargo, una de las cosas que más llamó la atención fue que el transporte estaba casi vacío a pesar de todas aquellas personas que buscan salir de Afganistán.

“¡Kaisa está de camino a casa! Pero este avión está vacío… escandaloso mientras miles esperan afuera del Aeropuerto de Kabul siendo aplastados porque no pueden entrar. Lamentablemente, la gente se quedará atrás cuando esta misión termine, ya que NO PODEMOS hacerlo bien”, expuso en su cuenta de Twitter.

Por Redaccion

Deja un comentario