27 C
Mexico
sábado, febrero 27, 2021

Extraen más de 50 imanes de su cuerpo; los comió porque quería ser “magnético”

Rhiley Morrison, un joven de 12 años sentía curiosidad por tener superpoderes, así que decidió experimentar comiendo imanes de juguete para volverse “magnético”.

Cuando Rhiley se dio cuenta de que su cuerpo no desarrollaba ningún tipo de poder -y los imanes tampoco salían de su cuerpo- recurrió a informarle a su madre lo que había sucedido; ya habían pasado 4 días de haberlos ingerido.

Rhiley Morrison se comió 54 imanes de juguete

Paige Ward, madre de Rhiley, lo llevó de inmediato a un hospital del pueblo inglés Prestwich para que los médicos sacaran los imanes del cuerpo de su hijo.

Hasta ese momento, Rhiley solo había confesado haberse comido dos imanes “por accidente”, pero luego de una radiografía, los médicos le informaron que había cerca de 30 imanes de juguete dentro de su estómago e intestino.

“Me quedé atónita, me quedé sin palabras cuando escuché el número que se había tragado.” Paige Ward

Durante la cirugía de seis horas, los médicos descubrieron que el joven había tragado 54 imanes; por fortuna, ninguno de sus órganos ni tejidos sufrieron quemaduras fatales.

Después de la intervención, Rhiley estuvo 10 días sin poder moverse y con vómitos por la figa intestinal; tampoco podía comer sin ayuda de una sonda, ni ir al baño.

Rhiley tiene autismo y TDAH

Paige contó a Daily Mail que el joven siempre ha estado interesado en la ciencia y los experimentos, por lo que en Navidad recibió imanes de regalo para probar algunas teorías. Nunca imaginó que una de ellas consistía en comerlos para volverse “magnético”.

Destacó, además, que Rhiley tiene autismo y trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

“Es autista, pero funciona bastante bien. Sabe lo que está bien y lo que está mal. Simplemente cometió un error y, lamentablemente, fue uno que podría haberle costado mucho”.
Paige Ward

Luego de que el cirujano explicara a Rhiley y Paige la gravedad del asunto, la madre regresó a casa a deshacerse de todos los juguetes magnéticos que tenían.

“Podrían haber chocado y desgarrado el intestino y podría haber terminado con sepsis.” Page Ward

Por su parte, Rhiley envío un mensaje a todos los curiosos que, como él, sueñan con tener superpoderes: “Mi consejo es que nunca coman imanes, tírenlos a la basura, tírenlos y asegúrese de que no existan”, concluyó.

 

 

fuente: SDP noticias 

Related Articles

Deja un comentario

Stay Connected

21,593FansMe gusta
2,656SeguidoresSeguir
14,700suscriptoresSuscribirte
- Advertisement -

Latest Articles