El francés Alain Cocq, afectado por una enfermedad incurable y que comenzó a dejarse morir en un video en directo para reclamar el derecho a una muerte digna en Francia, denunció que Facebook le bloqueó la retransmisión.

En su página personal él mismo había señalado que, aunque el video no iba a contener imágenes violentas, era mejor evitar que lo vieran menores de 16 años no acompañados.

“Facebook me bloqueó el ‘streaming’ hasta el 8 de septiembre”, escribió hoy en esa red social, donde instó a sus seguidores a quejarse ante el presidente francés, Emmanuel Macron, y ante otras autoridades francesas y europeas.

Un portavoz de la empresa estadounidense indicó en declaraciones publicadas por la emisora “France Info” que, aunque respetan su decisión de “querer llamar la atención sobre esa cuestión compleja”, han tomado medidas para evitar la retransmisión porque sus reglas “no permiten representar tentativas de suicidio“.

Cocq, de 57 años y enfermo desde hace 34, de los cuales los últimos dos los ha pasado postrado en la cama, reivindicó su derecho a la libertad de expresión y pidió que la gente le ayude a que cese “de inmediato” que Facebook no le respete ese “derecho fundamental”.

Durante la madrugada dejó de alimentarse y de hidratarse, así como de recibir tratamiento, para denunciar que la eutanasia no es legal en Francia y que se le había negado recibir un barbitúrico para acabar con su vida.

La sedación profunda solo está autorizada para enfermos terminales y, aunque Cocq intentó que Macron intercediera a su favor, este le contestó este jueves que “su deseo de solicitar ayuda activa para morir no está permitido actualmente por las leyes” francesas.

El presidente de la Asociación por el Derecho a Morir Dignamente, Jean-Luc Romero-Michel, señaló que, aunque Cocq mantiene todas sus capacidades mentales, es totalmente dependiente en el plano físico y recibe la ayuda de cuatro personas para todas sus necesidades, incluida la higiene personal.

Deja un comentario