Una familia mexicana sí que supo sacarle provecho al confinamiento provocado por la pandemia del nuevo coronavirus y lo hizo construyendo, ni más ni menos, una réplica perfecta del Estadio Arrowhead, casa de los Jefes (Chiefs) de Kansas City.

En entrevista para Noticieros Televisa, el arquitecto Gustavo Torres, de Guadalajara, contó que desde que el equipo liderado por Patrick Mahomes ganó el Super Bowl en febrero pasado, se planteó la meta de construir una réplica del estadio, algo que aceleró con la llegada del confinamiento en marzo.

“El día que ganó el Super Bowl, dije voy a hacer la maqueta hasta que vino lo del encierro, dije ahora es cuando”.

El arquitecto mexicano ya había hecho maquetas de estadios, pero nunca de un nivel tan grande como esta. Fue por eso que contó siempre con la ayuda de su sobrino, el ingeniero civil Ricardo Fernández, así como la de sus tres hijas, lo que además sirvió para pasar tiempo en familia durante la cuarentena.

Más de 8 mil piezas y seis meses de trabajo

El arquitecto solo se basó en fotografías e imágenes digitales del estadio para construir una maqueta que, una vez finalizada, contará con entre ocho y nueve mil piezas. 

Hasta el momento, la réplica se encuentra a un 40 por ciento de avance, ya que faltan algunos de los detalles más complicados, como el sistema de audio y el alumbrado, tanto en las gradas como en el terreno de juego.

Con sesiones de trabajo de tres horas diarias de lunes a viernes y del doble o triple en los fines de semana, el proyecto está contemplado para terminarse el próximo mes de agosto.

La familia oriunda de Guadalajara señaló que comenzaron este proyecto sin fines de lucro y que, una vez finalizado, será dedicado para todo el personal sanitario que se encuentra en la primera línea de batalla contra el Covid-19.

Deja un comentario