Seguro tienes varios objetivos que cumplir este año (¡y en la vida!), por eso es importante que arregles tus finanzas. Tener hábitos financieros saludables te ayudará a alcanzar esas metas, pero también te evitará el estrés de que te falte el dinero cada fin de quincena o de mes.

Checa los cambios que debes hacer para que siempre tengas dinero en la bolsa y en el banco:

Ubica bien tu verdadera situación financiera

Debes de estar muy consciente del total de tus ingresos y tus gastos. Así sabrás si el estilo de vida que llevas se ajusta a este balance. Si no es así, deberás tomar medidas para no generar deuda o escases

Haz un presupuesto

Para llevar un correcto control de tus gastos, debes apegarte a un presupuesto. Toma en cuenta todo lo que necesitas para vivir: renta, servicios, comida, transporte, etc. Así sabrás cuánto dinero necesitas para tus gastos fijos y de cuánto puedes disponer para inversiones, ahorro y entretenimiento.

Respeta tu presupuesto

Si ya fijaste una cantidad para entretenimiento y gastos superfluos (salidas, paseos, shopping, comidas fuera, etc.), es muy importante que lo respetes. Si te pasas de tu presupuesto, ese dinero tendrá que salir del destinado a tus necesidades básicas o al ahorro.

Ajusta tu estilo de vida a tus ingresos

Todos queremos darnos la gran vida, pero si tu cartera no te lo permite, tendrás que aprender a limitarte. Por ejemplo, los especialistas en finanzas recomiendan que el gasto en vivienda no pase del 30% de tus ingresos mensuales. Si lo superas podrías considerar mudarte a un lugar más económico o buscar ‘roomies’.

Ojo con los gastos hormiga

Una buena parte de nuestro sueldo se va en compras chiquitas e impulsivas que casi ni notamos. Puede ser café de la mañana, tomar taxi, comprar botellas de agua, cigarros, golosinas o cualquiera de estos gastos pequeños que acaban con tu quincena. Si las sumas, estas fugas de dinero tienen un gran impacto en tu economía. ¡Aprende a controlarte!

Ahorra, aunque sea poquito

Aunque los expertos recomiendan ahorrar el 10% de nuestro sueldo, llegar a esa esa cifra es casi imposible para muchos. Sin embargo, siempre puedes ahorrar algo. Por ejemplo, si tu presupuesto para comer en la oficina era de $100 pesos y solo te gastaste $80, no tomes el resto como dinero extra y te los gastes de inmediato. Mejor, al llegar a casa guárdalos en un frasco: Al siguiente día vuelves a partir del mismo presupuesto de $100 pesos para comer y guardas lo que sobre, así sean unos cuantos pesos. Al final del mes tendrás una buena cantidad que puedes agregar a tu cuenta de ahorros.

Aumenta tus ingresos

Si después de hacer un balance profundo de tu situación financiera decides que no quieres sacrificar nada, solo te queda una opción: conseguir más dinero. Los caminos para aumentar tus ingresos son muchos: buscar un ascenso en tu trabajo, pedir un aumento de sueldo, tener un segundo trabajo, cambiar de empleo o iniciar un negocio. También puedes consultar a un asesor de inversiones que te ayude a invertir tus ahorros para incrementar tu capital.

Por admin

Deja un comentario