En la frontera de Sonora con Estados Unidos fue localizado sin vida un niño de apenas cuatro años, su cuerpo registraba golpes en el cráneo y abdomen; la Fiscalía General de Justicia en Sonora, busca a su padrastro como el principal sospechoso del homicidio en los estados de Sonora, Sinaloa y Arizona.

La tarde del sábado alrededor de las 14:51, la madre del pequeño YanCarlos localizó su cuerpo escondido en una bolsa de croquetas para perro, que se encontraba abandonada en un terreno baldío de la colonia Pueblo Nuevo, en el municipio de Nogales.

En un comunicado de prensa, Fiscalía General de Justicia del Estado de Sonora (FGJE) detalló que el cuerpo fue localizado por su propia madre, de 36 años de edad, quien inició la búsqueda luego de que su pareja le informara que se le había extraviado.

Añadió que según la autopsia, practicada por personal de esta Fiscalía, el menor murió por asfixia por sofocación, traumatismo craneoencefálico y trauma en abdomen. Por lo que se iniciaron las investigaciones correspondientes, para establecer las causas del deceso y dar con el o los probables responsables.

Relato de los hechos

La madre del pequeño relató que ese sábado salió a las 5:30 horas con destino a su trabajo, dejando al niño dormido y encargado al padrastro para que lo llevara al lugar donde habrían de cuidarlo. Al regresar a casa el menor ya no estaba, su pareja le dio varias versiones y decidió salir a buscarlo.

La Fiscalía de Sonora busca a Luis Fernando de 37 años, originario de Sinaloa, que a decir de su esposa se dedica a la venta de drogas, por lo que uno de sus argumentos era que un operativo de militares lo iba siguiendo y ahí perdió a YanCarlos.

La FGJE Sonora, procesó la escena en busca de evidencias, a la vez que el cuerpo fue trasladado para la realización de la autopsia correspondiente, abriendo con ello la carpeta de investigación del caso.

 

 

fuente: El heraldo de méxico 

Deja un comentario