Un helicóptero que transportaba el corazón de un donante se estrelló cuando intentaba aterrizar en el helipuerto del edificio, poniendo en riesgo al órgano que finalmente fue recuperado por los bomberos, pero sufrió otra fatalidad: el médico que lo sostuvo lo dejó caer tras un tropiezo.

El hecho se registró el pasado 6 de noviembre en el Hospital Keck, que forma parte de la Universidad del Sur de California, en Estados Unidos, mientras el equipo médico trabajaba a contrarreloj para salvar la vida del paciente, según muestra un video compartido en Twitter.

Afortunadamente y a pesar de tantas dificultades, los médicos garantizaron el mejor resultado posible con un “pensamiento rápido, un liderazgo sólido y una dedicación inquebrantable” a su paciente, quien recibió de manera exitosa el corazón que había sufrido un accidente y un golpe.

Resultados de la cirugía tras el accidente de helicóptero

En consecuencia, el receptor se recupera satisfactoriamente a la par que los ocupantes del helicóptero, quienes sufrieron algunas heridas, aunque ninguna de gravedad. Entre ellos, dos miembros del equipo de trasplantes que estaban a bordo de la aeronave fueron atendidos en el mismo hospital.

“Si bien nos entristece que dos personas de nuestro equipo de transporte sufrieran lesiones, nos sentimos muy afortunados de que no fueran daños potencialmente mortales y de haber podido brindarle a nuestro paciente un nuevo corazón”, detalló Mark Cunningham, cirujano a cargo.

Finalmente, el centro de salud se congratuló de que el incidente no haya afectado sus actividades y el corazón del donante haya podido llegar y salvar una vida en circunstancias tan adversas tanto por la actual pandemia de coronavirus, como por el accidente en el helicóptero. Este próximo 14 de noviembre se tiene programado retirar los restos de la nave que continúan en el techo.

“>

 

Deja un comentario