Los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán equiparon una escuela con pantallas, bancas, sillas, uniformes, equipo de cómputo e internet para que 90 estudiantes continúen con sus estudios durante la pandemia.

Esmeralda, una de las instructoras voluntarias del nuevo centro escolar en la colonia Ampliación Bicentenario, uno de los barrios más pobres de Culiacán, aseguró que no hubo condicionamiento alguno de los llamados “Chapitos” hacia la comunidad, para la donación al centro educativo.

“La ayuda la recibimos de los hijos de Joaquín Guzmán Loera, de los hijos de “El Chapo” Guzmán, por medio de otras personas. Ellos no vinieron en persona, pero mandaron a otras personas, pero la ayuda fue de ellos”, aseguró en entrevista.

La mujer afirmó que fueron cuatro pantallas, computadoras, impresoras, mesas, bancos y acceso a internet las que facilitaron a los alumnos.

También mencionó que habilitaron el baño, cercaron y techaron la escuela y repartieron uniformes para todos los alumnos, incluyendo zapatos. Además, los dotaron de despensas y útiles escolares.

Sin importar el origen del apoyo recibido, los vecinos sólo agradecen la ayuda recibida, afirmó la maestra.

Deja un comentario