El relevo de la antorcha olímpica para los Juegos de Tokio arrancó en la prefectura de Fukushima, Japón, con la llama portada por las integrantes de la selección nipona femenina de futbol y entre medidas contra el COVID-19.

El relevo comenzó desde las instalaciones de entrenamiento J-Village, que anteriormente sirvieron de base logística para la crisis nuclear de Fukushima de 2011, y tras una ceremonia que contó con participantes limitados y sin público para prevenir contagios de coronavirus.

La futbolista nipona Azusa Iwashimizu fue la encargada de prender la antorcha a partir de la llama olímpica que permanecía preservada en un candil en Japón desde hace un año, y comenzó el relevo recorriendo los campos de césped del J-Village acompañada de otras integrantes de las “Nadeshiko”, la selección que fue campeona mundial en 2011.

“Me ha honrado ser la primera persona en llevar la antorcha hoy. Han pasado 10 años desde que nos juntamos, hoy era una buena ocasión”, dijo Iwashimizu a los medios tras el inicio del relevo.

Tras esta jornada inaugural en Fukushima, la antorcha será transportada durante 121 días a manos de unos 10 mil corredores en un recorrido que atravesará las 47 prefecturas del país, y que concluirá con el encendido del pebetero en el Estadio Olímpico de Tokio el próximo 23 de julio.

Por Redaccion

Deja un comentario