Integrantes de la familia LeBarón viajaron hasta Washington D.C. donde el presidente Andrés Manuel López Obrador se reunió este miércoles con el presidente Donald Trump.

A través de su cuenta de Twitter, Adrián LeBarón confirmó que se trasladarían hasta la capital de Estados Unidos.

Reprochó que en la reunión bilateral no hubo espacio para tratar temas de seguridad por lo que decidió recordar que “es indispensable encontrar soluciones en conjunto”.

 

Por su parte, a su llegada a Washington, Bryan LeBarón aseguró que se había trasladado a dicha ciudad para exigir justicia por la muerte de parte de su familia en 2019.

 

Frente a la mansión presidencial, en la plaza de Lafayette, se concentró Adrián LeBaron, quien llevaba como carta de presentación una foto de su hija Rhonita y de sus cuatro nietos, todos ellos asesinados en la masacre del pasado 4 de noviembre en México, mientras discurría la reunión entre López Obrador y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Aquella fecha fatídica seis niños y tres mujeres de la familia murieron en un ataque del crimen organizado en el poblado de Bavispe, en el límite de Sonora y Chihuahua.

“Por los que no pueden estar”

“Nosotros estamos aquí por los que no pueden estar aquí, porque yo quiero representar a todos los mexicanos ahorita”, declaró a Efe Adrián LeBarón, acompañado por varios parientes.

Sin dejar de aferrarse a un recuerdo familiar plasmado en la foto, este hombre ha prometido no desistir de su empeño por dar a conocer lo que han vivido.

“Con esta masacre yo siento que le debo a mis hijos, a mi esposa, a mi México, a mi Chihuahua, a Sonora, el alzar la voz”, agregó el hombre, quien advirtió de la “estadística espantosa” que se vive en México, donde, aseguró, apenas dos de cada 100 asesinos están siendo procesados.

Ocho meses y ningún procesado

No ocultó su dolor de que transcurridos ocho meses no haya indicio de justicia:”Ya hace ochos meses que asesinaron a mi familia, a mi hija y a mis cuatro nietos, y no ha habido ni uno solo procesado”, lamentó, aunque recordó que hay detenidos “por crimen organizado que tal vez estuvieron involucrados”.

Su esperanza al acudir a la Casa Blanca este miércoles era hacerle saber a Trump, a Estados Unidos y al mundo su sufrimiento.

“Yo oí que no iban a meter el asunto de la seguridad en esta reunión, en esta cumbre, y yo digo: ‘ah caray, pues hay que ir, hay que ir a decir que no están poniendo en el asunto de la seguridad esto”, defendió este patriarca, que manejó ochos horas hasta Estados Unidos para luego volar hasta Washington.

La tragedia ha transformado a su familia, que no ve la manera de superar este trauma. “Yo ya no soy la misma persona, mis hijos ya no son las mismas personas”. Y ahora a sus casi 60 años, anda de “niñero”, pues de su hija sobrevivieron tres niños ahora a cargo de su familia.

Entre gritos de seguidores de AMLO

La presencia de Adrián, su esposa y de sus dos hijos no pasó desapercibida entre los seguidores de López Obrador, congregados en las proximidades de la Casa Blanca, que los increparon.

Con reclamos y ruidos, varios de los partidarios de AMLO interrumpieron sus declaraciones e incluso obligaron a que se trasladaran a una parte de la calle donde había opositores al presidente, que hicieron guardia de manera espontánea para impedir que fueran interrumpidos.

“Yo nunca me he manifestado en contra de (López) Obrador yo siempre he dicho: ‘yo quiero estar a sus órdenes, yo quiero la justicia de mis hijos’, siempre lo he dicho. Cuando hicimos aquella manifestación de Cuernavaca al Zócalo fuimos rechazados y no nos recibió”, dijo Adrián.

El patriarca subrayó que de hecho el mandatario los ha visitado en su comunidad y los recibió para informarles de las investigaciones.

Por ello, insistió en que él está más en contra de las instituciones, “en cómo se corrompen”, aunque reconoció que “el presidente del Ejecutivo no está pudiendo con el paquete”.

Haciéndose oír entre gritos en su contra, Adrián defendió su condición de mexicano y consideró que sería cobarde de su parte venirse a Estados Unidos.

“Prefiero morir en México, por eso estoy aquí para apoyar a esta cumbre de los dos presidentes”, subrayó, al considerar que son ellos son también responsables de lo que ocurre en ambos países y que en sus manos está una solución.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador y el mandatario estadounidense Donald Trump se reunieron este miércoles por la tarde en la Casa Blanca.

Se trata del primer viaje al extranjero del presidente mexicano desde que llegó al poder a finales de 2018, y se produce en medio de la agresiva retórica de Trump contra el vecino del sur y su promesa de construir un muro fronterizo.

 

fuente: López-Dóriga Digital 

Deja un comentario