La búsqueda del menor Dylan tuvo como resultado el desmantelamiento de una red de trata de menores y el rescate de 23 menores, incluidos varios bebés, en San Cristóbal de las Casas, en Chiapas, en un operativo en el que fueron detenidas tres mujeres y otros involucrados.

Entre los detenidos, se encontraba Adolfo Gómez Gómez, familiar de una de las mujeres señaladas.

Gómez apareció muerto en la cárcel de San Cristóbal, informó la Fiscalía de Justicia de Chiapas.

La familia del detenido aseguró, sin embargo, que el hombre era inocente y que había sido detenido con engaños.

Agentes de la Fiscalía de Justicia de Chiapas detuvieron a Gómez Gómez el pasado 15 de julio cuando vendía collares en el parque central de San Cristóbal de las Casas por su presunta participación en el secuestro del pequeño Dylan.

Gómez, indígena tzotzil de 57 años, fue ingresado al Centro de Reinserción Social 5 de la mencionada ciudad.

Nereida Gómez, hija del detenido, aseguró que no sabían nada del menor y desconocían del caso, por lo que reiteró que su padre era inocente de los delitos que se le imputaban.

Durante el funeral de Gómez, que se llevó a cabo en la comunidad de Chicton, en el municipio de Ixtapa, familiares denunciaron que el cuerpo del hombre fue torturado con la finalidad de que confesara el secuestro.

También aseguraron que había sido extorsionado al interior del penal, donde le exigían el pago de 50 mil pesos.

Jesús Ernesto Molina Ramos, fiscal de Derechos Humanos de la Fiscalía General de Chiapas, dio a conocer que los peritajes indicaron que la muerte de Adolfo Gómez Gómez se debió a “asfixia por ahorcamiento” y que continúan las investigaciones para deslindar responsabilidades.

El fiscal de Chiapas, Jorge Luis Llaven indicó, al respecto, que aunque ya tienen avances en el caso, no revelaría la información para no entorpecer las investigaciones.

Deja un comentario