Jacky Bracamontes regresa al trabajo después de su cirugía.

0
3

Recuperada y de muy buenos ánimos, Jacky Bracamontes dio la sorpresa al reaparecer frente a las cámaras, tras permanecer unos días alejada del ojo público debido a la cirugía a la que se sometió a finales del mes de octubre. Ahora, la tapatía está lista para retomar su rutina y enfocarse en sus proyectos profesionales como lo había venido haciendo, por esa razón se tomó algunos minutos para hablar con la prensa y contar cómo se siente en este momento. Por supuesto, no dudó en compartir detalles de su experiencia y dar uno que otro consejo a quienes como ella desean hacerse un arreglito, aunque admite que este procedimiento no fue nada sencillo.

Jacky fue captada en la Ciudad de México minutos después de grabar un episodio más de Netas Divinas, programa del cual es conductora. “Ahí voy, es mi primera salida aquí a venir a grabar Netas Divinas, feliz, ustedes saben que esto es algo tranquilo, estuve sentadita…”, dijo sonriente durante esta charla en la que se mostró tan amable y dispuesta como suele ser con la prensa, que ha permanecido pendiente de lo que ocurre con ella desde el día en que hizo el anuncio de esta intervención quirúrgica, a través de sus redes sociales, con una fotografía desde el hospital.

Y para despejar cualquier duda, Jacky reveló de manera puntual en qué consistió la cirugía a la que se sometió, la cual incluso era necesaria por cuestiones de salud. “Obviamente, después de cuatro embarazos, dos de ellos dobles… el doctor me hizo una reconstrucción de los senos, totalmente, cero aumento, nada más reconstrucción. Tenía una hernia en el ombligo, me quitó la hernia y me cosió los músculos del abdomen porque lo tenía totalmente separado, entonces me dijo, ‘uno por salud, de que los órganos están totalmente expuestos, no hay nada que te proteja. Y dos, nunca vas a tener un abdomen plano y fuerte porque no tienes músculos ahí’…”, dijo en declaraciones retomadas por el programa televisivo Sale El Sol.

Lo cierto es que no fue algo sencillo para la también actriz, que hoy tiene muy clara su posición sobre este tipo de cirugías. “La verdad que fue pesada la operación, yo les he dicho, si alguien me hubiera explicado lo que era tal vez no lo hubiera hecho. Fueron siete horas, entonces sí estuvo pesado pero la verdad que bueno que ya lo hice. Pero no me quiero volver a operar por gusto nunca más…”. Y claro, además confesó que incluso llegó a sentir miedo, por lo que se refugió en la fe para que todo fluyera mejor. “Cuando estás en el quirófano y te van a dormir pues siempre te da miedo y yo ‘¿estaré tomando la decisión correcta? Dios mío por favor cuídame, quiero estar bien para mis hijas’, pero ahorita que ya lo hice digo, ‘qué bueno que ya lo hice’…”, comentó.

Por último, Jacky admitió que tuvo que consultar a varios médicos hasta estar segura de su elección, pues existía en ella un temor latente. “Yo tenía miedo que un doctor, como tenía demasiada piel, me mete un implante grande y me las deja grandes (los senos), ¡me muero!”, dijo. A la par, dio un consejo a todas aquellas mujeres que deseen someterse a un procedimiento similar. “Es una decisión que tienes que tomarla cien por ciento convencida, si tienes dudas espérate hasta que estés convencida porque de verdad que no es fácil vivir ese proceso y la recuperación, para mí la recuperación fue muy dura, el tener los drenes saliendo de mi cuerpo, no poderme mover, no poderme bañar en una semana, o sea, es complicado…”, reveló.

 

Info:hola.com

Deja un comentario