La agencia espacial estadounidense (NASA, por sus siglas en inglés) estrenará director cuando Joe Biden se convierta en presidente de Estados Unidos.

El domingo, durante una entrevista con Aviation Week, el actual administrador de la NASA, Jim Bridenstine, reveló que planea renunciar al cargo cuando culmine el mandato de Donald Trump, quien lo eligió para el puesto en septiembre de 2017.

El excongresista republicano de Oklahoma dijo que su decisión no responde a razones partidistas y aseguró que incluso si le pidieran permanecer en el puesto, dejará la NASA por una importante razón:

“Lo que se necesita es alguien que tenga una relación cercana con el presidente de Estados Unidos. Alguien en quien confíe la Administración, incluidos la OMB (la Oficina de Gestión y Presupuesto), el Consejo Nacional del Espacio y el Consejo de Seguridad”.
Jim Bridenstine, director de la NASA

Bridenstine recalcó que si la NASA ha tenido “mucho éxito” en sus programas espaciales, eso se debe a las “relaciones”.

“Sea quien sea el presidente, debe tener a alguien a quien conozca y en quien confíe. Esa persona no voy a ser yo”.
Jim Bridenstine, director de la NASA

De acuerdo con CNN, la noticia ha sorprendido a la comunidad espacial, ya que había muchas partes interesadas en la permanencia de Bridenstine y habían estado presionando para que el equipo de Biden lo mantuviera en su puesto.

La agencia espacial suele estar dirigida por un científico, un ex astronauta o una figura públicamente apolítica. Es por ello que cuando Donald Trump anunció su decisión de poner al excongresista en el puesto, muchos legisladores expresaron su temor de que Bridenstine politizara a la NASA y se interpusiera en sus esfuerzos por devolver a humanos a la Luna, además de impedir investigaciones climáticas.

Esto último, se debía a que Bridenstine había hecho comentarios expresando dudas sobre el papel que ha jugado la actividad humana en la crisis climática.

Sin embargo, durante sus audiencias de confirmación en el Senado y durante los ayuntamientos posteriores en la NASA, Bridenstine dejó en claro que había cambiado de opinión y aceptó un amplio consenso científico, además de expresar su apoyo a los esfuerzos de investigación climática de la agencia.

Deja un comentario