A casi un mes que se declaró oficial la entrada de México a la tercera ola del COVID-19, la variante Delta del continúa figurando como una preocupación entre la población mexicana, especialmente, en jóvenes que aún no han sido inmunizados.

El alto índice de contagiosidad – más no de peligrosidad – ha sido la principal causante del alza exponencial de casos positivos a lo largo de la República, tanto así que la mayoría de las entidades han vuelto a los semáforos epidemiológicos naranja (de alto riesgo) y amarillo (de riesgo moderado).

“A nivel nacional, la variante Delta es la que predomina, representando 60% del virus circulante”, aseguró Laurie Ann Ximénez-Fyvie, Doctora en Ciencias Médicas de Harvard, en un hilo de Twitter.

De acuerdo con un gráfico que la especialista también compartió en la publicación, los seis estados/zonas que superan el porcentaje nacional de la predominancia de la cepa son Baja California Sur con 93%; Ciudad de México y Estado de México con 80%; Sinaloa con 80%; Chihuahua con 78%; Morelos con 75%, y Guerrero con 60%.

Para el 2 de agosto del 2021, el mapa epidemiológico de la Secretaría de Salud “pintaba” a la zona sureste de México con semáforos naranja (de alto riesgo), amarillo (de riesgo moderado) y un caso en verde (de bajo riesgo).

A pesar de este escenario relativamente estable, Ximénez-Fyvie señaló que dicha área se encuentra bajo una creciente preocupante: el cambio de prevalencia de variantes, esto debido a que la Delta ha desplazado poco a poco a la Gama, misma que había prevalecido en la zona durante meses.

“En algunos de ellos como Veracruz y Quintana Roo, Delta está tomando su lugar, lo cual puede estar relacionado con la aceleración observada en casos y defunciones”, explicó.

Por lo tanto, la consecuencias de esta “propagación sin control” de la cepa surgida en la India, señaló la doctora, no se limitarían sólo al aumento de muertes, sino al surgimiento de variantes aún más agresivas y difíciles de erradicar.

Fue así que la especialista, más allá de exhortar al aceleramiento de la Jornada de Vacunación, urgió al Gobierno cortar las cadenas de transmisión, lo cual, dijo, resultaría más efectivo para detener la propagación de la cepa.

“¡Necesitamos detener la propagación del virus! Nuestras autoridades juegan con fuego creyendo que la vacunación es suficiente para lograrlo. No lo es. Debemos cortar las cadenas de transmisión y prevenir los contagios si queremos salir de esto en el futuro próximo”, exhortó.

El pasado 20 de julio, la Secretaría de Salud actualizó los parámetros de medición del Semáforo Epidemiológico de COVID-19, los cuales estarán vigentes hasta el próximo 8 de agosto.

En consideración de esta nueva modificación, actualmente sólo Sinaloa se encuentra en color rojo (máximo riesgo de contagio). Mientras que en color verde únicamente se ubica Aguascalientes y Chiapas.

Esto luego que Coahuila determinara su vuelta al color amarillo hasta el próximo 8 de agosto tras permanecer cuatro meses en verde. No obstante, autoridades estatales aclararon que esta medida no contemplará la aplicación de nuevas medidas restrictivas.

De esa manera, serían 16 las entidades en color amarillo: Baja California, Sonora, Coahuila, Chihuahua, Durango, Zacatecas, San Luis Potosí, Guanajuato, Querétaro, Michoacán, Morelos, Tlaxcala, Puebla, Tabasco, Campeche y Yucatán.

Mientras que en naranja se hallan 13 entidades: Baja California Sur, Nuevo León, Tamaulipas, Nayarit, Jalisco, Colima, Veracruz, Hidalgo, Ciudad de México, Estado de México, Guerrero, Oaxaca y Quintana Roo.

Por Redaccion

Deja un comentario