Pablo Gómez Álvarez se convirtió este lunes en el nuevo titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) en sustitución de Santiago Nieto, así lo dio a conocer el Gobierno de México a través de un breve comunicado de tres párrafos.

“Gómez Álvarez releva a Santiago Nieto Castillo, quien asumió el cargo desde el 1° de diciembre de 2018 y presentó su renuncia al jefe del Ejecutivo federal el día de hoy”, señala el documento.

El cambio se da luego del escándalo por la boda del fin de semana del extitular de la UIF a la que asistieron más de 200 personas.

LA BODA DE LA DISCORDIA

Santiago Nieto Castillo y Carla Humphrey Jordán, Consejera electoral, realizaron su boda en el hotel Casa Santo Domingo, de la ciudad de Antigua, Guatemala, a la que asistieron diversos personajes políticos.

El evento se llevó a cabo este 6 de noviembre en compañía de empresarios, integrantes del Gobierno federal, legisladores y periodistas, según señaló una lista de invitados que circuló entre funcionarios.

La ceremonia religiosa tuvo lugar en una Iglesia de la localidad entre las 18:00 y 19:00 horas, posteriormente la fiesta comenzó después de las 21:00 horas. Entre las versiones sobre por qué la boda no se celebró en México, se mencionó que fue debido a la tranquilidad de los asistentes y de la pareja, por los cargos públicos que ejercen.

Entre los más de 200 asistentes tanto de la Cuarta Transformación, como de otros partidos, se encuentran: Josefina Vázquez Mota, Senadora del Partido Acción Nacional (PAN); Layda Sansores, Gobernadora de Campeche; María de la Luz Mijangos, titular de la Fiscalía Especializada en materia de Combate a la Corrupción, y su esposo Jaime Cárdenas; Carolina Viggiano, de la bancada del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Sergio Gutiérrez, presidente de la Cámara de Diputados; Quirino Ordaz, exgobernador de Sinaloa; Javier López Casarín, legislador del Partido Verde; Yasmín Esquivel, Ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; y su esposo, el empresario José María Riobóo.

Maximiliano Reyes, Subsecretario para América Latina y el Caribe; José Calzada Rovirosa, exgobernador de Querétaro; así como Paola Félix Díaz, extitular de la Secretaria de Turismo de la Ciudad de México, también estuvieron presentes.

En el marco de la discreción que la pareja quería para contraer nupcias le pidieron a los invitados no compartir fotos ni detalles, pero el escándalo llegó por la supuesta detención de Félix Díaz en el Aeropuerto de Guatemala. Por dicha razón, puso a disposición de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, su renuncia después de que se desataran rumores de que había sido detenida con 25 mil dólares en efectivo.

El dinero pertenecía al empresario de medios Francisco Ealy Ortiz, en cuyo avión privado había viajado la funcionaria capitalina para asistir al evento social, lo que le valió que públicamente la Jefa de Gobierno señalara el domingo que era una buena funcionaria pero que se había equivocado.

Posteriormente, se dio a conocer que el dinero del empresario iba a ser usado para una atención médica en Los Ángeles, a donde viajaría el lunes desde Guatemala, según declaraciones de Erika Telich, quien dijo trabajar para Ealy Ortiz con la función de coordinar viajes y reservar hoteles.

“Es un asunto escandaloso, en efecto, aún cuando se trata de un acto privado, pues los asuntos públicos en México son cada vez más públicos, se sabe más de asuntos o eventos privados, antes no se conocía nada, había mucho derroche, pero todo se silenciaba. Ahora no, por eso hay que recomendarles a los servidores públicos que actúen con moderación, austeridad y que sigan el ejemplo de Juárez quien decía que el servidor público debería aprender a vivir en la justa medianía”, dijo el Presidente en su conferencia matutina al ser cuestionado por la boda a la cual él también fue invitado, pero no asistió.

“Todo esto (lujos) que se echó por la borda en el periodo neoliberal lo estamos superando, pero que todavía quedan inercias. Eso es lo que puedo comentar”, agregó.

Por Redaccion

Deja un comentario