La Fiscalía italiana ha archivado las ocho denuncias que Juana Rivas había presentado por maltrato contra su expareja, el italiano Francesco Arcuri. Las fuentes explicaron que entre ellas se encuentra la que Rivas en julio 2016 en España, en la que se amparó para negarse a entregar al padre a los niños, de 4 y 12 años. El rechazo se debe, según el texto, a la “falta de consistencia” y la carencia de pruebas, según el texto y fuentes de la defensa de Arcuri.

La justicia italiana ha unificado en un solo procedimiento las distintas denuncias que Rivas, condenada a cinco años de cárcel por sustracción de menores, ha presentado entre 2016 y finales del año pasado, según consta en el escrito de archivo del fiscal. La decisión va a ser recurrida por la abogada de la mujer en Italia, María Eugenia Álvarez, según avanzó tras conocer el fallo.

La decisión de la justicia italiana se apoya en gran medida en el informe elaborado por la perito judicial en el proceso sobre la custodia de los niños seguido en el Tribunal de Cagliari, en el que se define a Arcuri como “un padre cariñoso que cuida a sus hijos” y se hace hincapié en el “grado de manipulación” ejercida por la madre respecto a su hijo mayor.

La Justicia italiana concedió el pasado 20 de marzo la custodia en exclusiva de los dos hijos a Arcuri, aunque permitió que Rivas pueda verlos un fin de semana de cada dos si vive en Italia o uno de cada cinco si reside en España. El Tribunal de Cagliari, en la isla de Cerdeña, inició este proceso civil en noviembre de 2017 y lo dejó visto para sentencia el pasado 21 de febrero.

Los niños viven con el padre en el municipio italiano de Carloforte, en la isla de San Pietro, en el sur de Cerdeña, desde agosto de 2017, cuando Rivas acató la orden judicial en España que la obligaba a entregárselos a su padre.

El pasado 14 de marzo la Audiencia de Granada confirmó la condena contra Juana Rivas a cinco años de prisión por dos delitos de sustracción de menores, impuesta por el Juzgado de lo Penal 1, después de que permaneciera en paradero desconocido en el verano de 2017 junto a sus dos hijos para no entregárselos al padre. Rivas fue condenada además a seis años de inhabilitación para la patria potestad de sus dos hijos. El fallo la obligaba también a pagar las costas procesales, incluidas las de la acusación, y a indemnizar a Arcuri, condenado en 2009 en España por maltrato y al que ella volvió a denunciar en 2016.

Por admin

Deja un comentario

Salir de la versión móvil