El resultado no ha causado ninguna sorpresa en Bruselas. Se esperaba la nueva derrota de Theresa May y la prueba es que la reacción ha sido inmediata. Segundos después de que se anunciara el rechazo el parlamento británico al acuerdo de Retirada, Donald Tusk, el presidente del Consejo Europeo anunciaba una cumbre para el 10 de abril, es decir 48 horas antes de la nueva fecha del Brexit, el 12 de abril.

Lo ha hecho en un tweet en que afirma que “En vista del rechazo del Acuerdo de Retirada por la Cámara de los Comunes, he decidido convocar un Consejo Europeo el 10 de abril”. Fuentes europeas han afirmado que Tusk ha convocado esta reunión para decidir la vía a seguir una vez les lleguen los planes que ahora tiene previstas implementar el gobierno británico. “Esperamos que el Reino unido indique la vía a seguir con tiempo suficiente para que la cumbre lo pueda considerar”, han indicado. Aunque no se han fijado el formato de esta cumbre, la primera ministra británica, Theresa May, será invitada a participar al inicio de la unión.

Por su parte, portavoces de la Comisión Europea han declarado que “un escenario de no acuerdo el 12 de abril es ahora un escenario probable”, y que la UE está plenamente preparada para afrontarlo. También han añadido un aviso a Londres, que los beneficios del Acuerdo de Retirada, incluido el período de transición, no se podrán adoptar “en ninguna circunstancia” en un escenario de no acuerdo. “Mini-acuerdos sectoriales no son una opción”, han afirmado.

Con la negativa a aprobar el Acuerdo de Retirada queda descartada una de las opciones que dejó abierta la cumbre de la UE de la semana pasada, alargar el plazo de salida del Reino Unido hasta el 22 de mayo, para tener tiempo de ratificar ese acuerdo. Ahora queda la segunda fecha, la del 12 de abril. Hay dos opciones encima de la mesa. La más probable es un Brexit duro, sin transición que tendría lugar a medianoche de ese día, con todas las consecuencias, que serán muchas y difíciles de predecir, estamos en terreno no explorado. La segunda posibilidad es que en este corto plazo, sólo son 2 semanas, el gobierno británico solicite una prórroga larga, pero ello conllevaría que argumentara las razones para justificarla y obligaría al Reino Unido de participar en las elecciones europeas de mayo.

“Última oportunidad, el 12 de abril, justo antes de medianoche” ha escrito en su tweet Martin Selmayr, el secretario general de la Comisión Europea y la persona a cargo de los planes de contingencia para un Brexit sin acuerdo.

Fuente_ La Vanguardia

Por admin

Deja un comentario