La mañana de ayer miércoles 26 de agosto, el ejercito de China lanzó un par de misiles balísticos de medio alcance en el Mar de China Meridional, lo cual de acuerdo con las autoridades de dicho país, se trató de una acción de advertencia dirigida a Estados Unidos.

Así lo reportó el periódico South China Morning Post, el cual citó a una fuente cercana al ejército chino quien aseguró que el lanzamiento e los misiles, se dio como respuesta a los riesgos que conllevan las cada vez más frecuentes visitas de buques y aviones militares estadounidenses a la zona marítima en cuestión.

De acuerdo con lo informado por el medio de comunicación, la fuente del ejército detalló que uno de los misiles, el Dongfeng-26 (DF-26B), fue lanzado desde la provincia de Qinghai, mientras que el otro, Dongfeng-21 (DF-21D), desde la provincia de Zhejiang.

Previo a la acción, el Ministerio de Defensa chino informó un avión de reconocimiento U-2 estadounidense, ingresó a la zona de exclusión aérea del área de comando de combate norte del Ejército Popular de Liberación de China, donde se disparaban municiones reales.

Sobre ello, el organismo indicó que las maniobras son una provocación a las cuales exigió poner fin, pues también dijo que podrían conducir fácilmente a malentendidos e incluso, dar lugar a un incidente en el mar o en el aire.

En medio de las crecientes tensiones entre ambas potencias, el gigante asiático anunció que realizará 4 ejercicios militares en su costa, desde el Golfo de Bohai en el norte hasta el mar del Este, el mar Amarillo y el mar de China Meridional, junto con otros ejercicios que, dijo, tenían como objetivo “la actual situación de seguridad en el estrecho de Taiwán”.

Al respecto, el Ministerio de Defensa de Taiwán indicó el pasado martes 25 de agosto que cuanto más se acerquen los aviones chinos a la isla, más “activamente” responderá Taipéi, aunque no “escalaría el conflicto” ni “desencadenaría un incidente”.

Deja un comentario