Ali Elmezayen, de 45 años, ha sido acusado, cuatro años más tarde de lo sucedido, de dos cargos de asesinato y uno de intento de asesinato, por la muerte de sus dos hijos y el intento de homicidio de su esposa. Lo que en un principio parecía un trágico accidente, ha acabado tratándose de un macabro plan del padre de los dos niños autistas de 8 y 13 años para cobrar millonarios seguros.

Las autoridades consideran probado que el acusado que conducía su vehículo junto su mujer y sus dos hijos Abdelkrim y Elhassan, “cayó” desde el muelle de San Pedro al mar cuando el hombre apretó supuestamente por error el acelerador del coche en vez del freno con la intención de acabar con su familia. El suceso ocurrió el 9 de abril de 2015.

El suceso ocurrió el 9 de abril de 2015

Elmezayen salió rápidamente a la superficie nadando por la ventanilla del conductor, que había dejado abierta en apenas treinta segundos, dejando atrás a su mujer e hijos con autismo severo.

Los niños murieron ahogados, atrapados en sus asientos y, lamujer logró sobrevivir gracias a un pescador que escuchó sus gritos de auxilió. Un tercer hijo, con autismo leve y alto funcionamiento, se encontraba en un campamento con su instituto.

Los niños murieron ahogados y la mujer logró sobrevivir

Durante más de tres años, el hombre ha vivido sin problemas con los 260.000 dólares que cobró por los seguros de vida de sus hijos, de los que envió 170.000 a Egipto, su país de procedencia. No obstante, en noviembre del año pasado Ali fue arrestado y se encontraba bajo custodia acusado de fraude a su compañía de seguros.

Según anunciaron el miércoles los fiscales, Ali compró varias pólizas de seguro de muerte accidental para él, su mujer y sus hijos por un valor de más de 6 millones de dólares en 2012 y 2013, cuando al año ganaba menos de 30.000 dólares, según comunicó la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito Central de California.

Cobró 260.000 dólares por los seguros de vida que tenía contratados

Elmezayen declaró que lo sucedido fue un accidente provocado por la medicación que tomaba. No obstante, Nick Hanna, fiscal del distrito, ha asegurado en un comunicado que Ali planeó previamente cobrar los seguros de vida de su mujer e hijos, mostrando “un plan calculado y de corazón frío para sacar provecho de la muerte de dos niños indefensos”.

Ahora, Ali Elmezayen se enfrenta a cargos por fraude de seguros, que podrían acabar en una pena máxima de cadena perpetua sin opción de libertad condicional e incluso en pena de muerte.

Deja un comentario