Al menos seis personas murieron en Luisiana por el paso de Laura que azotó la costa de esa entidad convertido en un poderoso huracán Categoría 4.

Laura se degradó a depresión tropical mientras avanza por Arkansas, aunque continúa la alerta por inundaciones.

Actualmente, el meteoro presenta vientos de 56 kilómetros por hora y se moviliza hacia el nor-noreste a 24 kilómetros por hora, el cono de trayectoria lo proyecta con al menos un par de días más de vida sobre aguas del Atlántico.

John Bel Edwards, gobernador de Luisiana, afirmó que los efectos no fueron tan “catastróficos” como se esperaban pero que hay una gran cantidad de daños que aún no han sido cuantificados.

El Departamento de Salud de Luisiana confirmó los seis muertos, tres de ellos en zonas costeras y la otra mitad en la zona norte; cuatro de las víctimas murieron por la caída de árboles debido al fuerte viento.

Laura se formó el pasado viernes 21 de agosto al este-sureste de la parte septentrional de las islas de Sotavento, en las Antillas Menores, y en su trayecto estuvieron, entre otras islas, Puerto Rico, la Española (República Dominicana y Haití) y Cuba, antes de acercarse a Estados Unidos.

La actual temporada ciclónica en el Atlántico se ha pronosticado muy activa, con hasta 25 tormentas con nombre, de ellas un máximo de 11 pueden ser huracanes.

Deja un comentario